Marzo traerá un aumento para las jubilaciones y pensiones.

Desde el Gobierno, evalúan un bono para compensar la pérdida frente a la inflación del primer trimestre, que se espera no baje de 11%. El alcance y el valor de ese plus serán determinados por el presidente Alberto Fernández antes del fin de semana.

Aunque por el momento, “no está definido”, señalaron desde la Casa Rosada. Desde la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) que comanda Fernanda Raverta, siguen trabajando en la posibilidad de otorgar un bono que, al igual que el año pasado, apuntará a compensar sobre todo a los jubilados y pensionados con menores ingresos. Entre ellos están los que cobra la jubilación mínima o un poco más, las pensiones no contributivas que cobran el 70% del haber mínimo y los que perciben la PUAM (Pensión Universal al Adulto Mayor).

El beneficio abarcaría a casi 5 millones de personas con haberes un poco por encima de la mínima, que son los mayores perjudicados por la inflación ya que destinan una proporción mayor de sus ingresos a la compra de alimentos, que es el rubro que más aumentó y más incide en el IPC promedio y en el valor de la canasta básica de pobreza.

Con los aumentos previstos, la jubilación mínima subirá de $19.035 a $20.571 a cobrar durante marzo, abril y mayo. En tanto, las pensiones no contributivas serían de $14.400 y la PUAM de $16.457.

En el caso de la AUH, en el Gobierno argumentan que los padres y madres con hijos menores de 6 años tienen una compensación por el aumento de la tarjeta Alimentar que, desde febrero, pasó de $ 4.000 a $ 6.000 por hijo y de $ 6.000 a $ 9.000 con 2 o más hijos.