Manifestantes antivacunas bloquearon este sábado uno de los mayores centros de vacunación de los Estados Unidos. La protesta en el sitio, que suele funcionar desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la noche, duró un poco más de una hora.

El estadio de los Dodgers, el equipo de béisbol de Los Ángeles, donde cientos de personas esperaban en sus autos para recibir la vacuna contra el coronavirus, fue el punto de encuentro de la manifestación de los activistas antivacunas.

Los bomberos acordonaron el estadio hasta la llegada de más agentes de Policía, en un incidente que no tuvo detenidos, y con la garantía de que, pese a ello, todas las dosis que estaban programadas aplicarse en la jornada se seguirán administrando, según informó la cadena de televisión NBC.

”No lo hago por mí. Lo hago por ti, yo preferiría estar en casa”, “Ratas de laboratorio”, “No puedes ser provida y provacuna”, “Las vacunas están hecha de células de fetos abortados” y “Oremos para que no se produzcan abortos para hacer vacunas” eran las consignas que gritaban los manifestantes.

Las protestas antivacuna aumentaron en las últimas semanas en Los Ángeles, donde se aplican los desarrollos de Pzifer y Moderna.