El 29% del total cultivado pertenece a Mendoza.

El cultivo de zanahoria en Argentina ocupa alrededor de 9.500 hectáreas. Del total de la superficie cultivada de esta tradicional hortaliza el 34% corresponde a la provincia de Santiago del Estero y 29% a Mendoza; el resto a Santa Fe y al Sudeste de Buenos Aires.

Como la siembra se efectúa en diferentes regiones del país, sumada a la diversidad varietal permite el abastecimiento normal de la demanda a lo largo de todo el año a los distintos mercados mayoristas nacionales.

El consumo del Gran Buenos Aires se abastece un 34% desde la provincia de Mendoza, un 21% desde Santa Fe y un 16% de Buenos Aires.

El rinde promedio en nuestro país es de 32 toneladas por hectárea, algo superior al promedio mundial de 23 y al de América de Sur que alcanza unas 20 toneladas por hectárea; aunque se destacan países como Holanda, España, Inglaterra y EEUU con rendimientos medios que duplican la media mundial, alcanzando más de 40 toneladas por hectárea.

La producción argentina en el 2017 fueron 302.000 toneladas. México y Argentina son los dos únicos países latinoamericanos entre los 30 principales productores mundiales.

La mayor parte de la producción se destina al consumo en fresco y una pequeña proporción a la industria del deshidratado y otros procesos como producción de bioetanol con zanahorias de descarte.

Se exportan alrededor de 450 toneladas anuales de raíces, principalmente a Paraguay y Chile.

La zanahoria es una importante hortaliza para nuestra dieta. Se consumen sus raíces, que tienen aproximadamente un 92% de agua.