Cancillería difundió un comunicado.

El Gobierno argentino formalizó este miércoles su retiro del denominado Grupo de Lima, al considerar que “no han conducido a nada” las acciones que impulsó ese bloque en el plano internacional “buscando aislar al Gobierno de Venezuela y a sus representantes”.

El gobierno de Alberto Fernández también manifestó “la participación de un sector de la oposición venezolana como un integrante más del Grupo de Lima ha llevado a que se adoptaran posiciones que nuestro Gobierno no ha podido ni puede acompañar”, afirmó la Cancillería en un comunicado.

También indicaron al gobierno de Nicolás Maduro que “producir las condiciones para un diálogo que resulte productivo es primordialmente su responsabilidad” y pidieron la inclusión de actores sociales como la Iglesia, empresarios y ONGs “sin exclusiones”.

El Gobierno también se expresó en contra de las sanciones y bloqueos impuestos a Venezuela y de los intentos de desestabilización ocurridos en 2020 que “no han hecho más que agravar la situación de su población y, en particular, la de sus sectores más vulnerables”, especialmente en el marco de la pandemia de coronavirus.