El ministro de Salud, Ginés González García, anunció que el país fue elegido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como uno de los diez que harán un ensayo clínico universal para intentar curar al Coronavirus COVID-19.

«Serán Noruega, Canadá, Francia, Tailandia, algunos países más y nosotros. Somos países que vamos a probar alternativas de terapia de tratamiento. El primer ensayo clínico mundial”, dijo Gines Gonzalez Garcia.

En este sentido, explicó los alcances que pueden tener estos estudios. “Por ejemplo, hay un señor francés que habla de la hidroxicloroquina, otros dicen que hay un antiviral que se usaba para los portadores de VIH, otros que tal otra cosa podría funcionar, como un nuevo medicamento que Trump dice que lo tiene Estados Unidos. Entonces, hacer ensayo clínico significa probar alternativas terapéuticas con grupos de población y ver cuál es la que tiene mejor efecto».

Sobre la elección de la Argentina para ser parte de este importante estudio, señaló: “la ventaja nuestra no es solo haber sido electos por razones previas que tienen que ver con la calidad del país, sino que vamos a estar en la primera línea cuando se tenga la conclusión de cuál es la mejor terapéutica. Eso es una ventaja. Pero va a demorar un poco”.

Asimismo, confirmó que, como en Francia, en la Argentina se está probando la hidroxicloroquina como una de las drogas que podría curar la enfermedad. “Estamos tratando algunos enfermos graves con hidroxicloroquina en el hospital Posadas, pero todavía no podemos, con un denominador tan chiquito como son tres casos, sacar conclusiones”.

Por otra parte, la médica argentina Mirta Roses, quien estuvo al frente de las decisiones para contener la pandemia de gripe A (H1N1); fue elegida por el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, como una de los seis “embajadores” de ese organismo internacional para el Covid-19, la enfermedad causada por la nueva cepa de coronavirus que surgió en China a fines de 2019, y ya infectó a  más de 100 mil personas (80 mil solo en China) en 89 países y causó más de 3.400 muertes