En enero repuntó la solicitud de PCR por la necesidad de viajar, no por sospechas de infección.

Por el momento, aseguran una baja en los test para detectar Covid. La demanda de testeos ha bajado alrededor de 60%, de la mano de una disminución de la circulación del virus Sars CoV-2 y menos consultas.

Carlos Espul, coordinador de la Red de Laboratorios de la provincia, estimó que hay aproximadamente un 60% de reducción. “Llegamos a tener hasta un 45 a 50% de positivos del total de muestras que se analizaron en setiembre y octubre, a medida que fueron pasando los meses, encontramos una reducción notoria en el cantidad de casos, estamos teniendo sobre unas 3 mil muestras por semana entre 15 y 18% de positividad, en el sistema público”, aseguró.

Para el bioquímico, el nivel de ocupación de camas expresa esta misma calma momentánea: luego de estar casi al borde de la capacidad, hoy las camas de Unidades de Terapia Intensiva Covid están por debajo del 45%. “Evidentemente no hay tantos casos graves y hay menos leves”, apuntó.

De acuerdo a un relevamientos de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Mendoza (Aclisa) la baja en las solicitudes ha sido prácticamente a la mitad.

Por otro lado, el referente señaló, “en la época de mayor demanda se hacían entre 1.500 y 1.900 testeos y de esos entre un 40% y 50% daban positivo, ahora se hacen alrededor de 900 testeos diarios y en esta época de aplanamiento de la curva, 13 a 15% son positivos”.

Según los reportes, desde el 20 de enero hay menos de 500 casos activos de Covid en Mendoza, la mitad de lo que se registró el 19 de este mes y un cuarto de los aproximadamente 2.000 activos que mostraban las primeras semanas. El promedio detectado por jornada es de 112 mientras que en octubre, en pleno pico, algunas superaban las 1.000 notificaciones, es decir que actualmente se registra un 10% de aquel entonces.