Con la ya clásica modalidad de pedir los datos de una cuenta sueldo para transferir el dinero, pedir al vendedor que vaya al cajero, llamarlo y obtener los datos personales, los delincuentes siguen engañando gente en el Valle de Uco.

Hace algunos días, un vecino de Tunuyán publicó en sus redes sociales que vendía una impresora, por lo cual recibió un mensaje de un “interesado” en el producto. Como hacía algunos meses habían sufrido una situación similar con este mismo hombre, la familia esta vez decidió “tomarle el pelo”.

En el primer audio, el supuesto comprador se presenta y pide más información sobre la impresora. El hombre, al reconocer su voz, le responde.

Así siguió la conversación:

 

En uno de los últimos audios que cruzaron, el tunuyanino le dice “Andá a estafar a otro”, a lo que el hombre le contesta:

 

La primera vez que esta familia tuvo contacto con este hombre fue hace tres meses, cuando publicaron en redes la venta de una bicicleta.

De esta manera se presentaba el “interesado”:

Siempre que utilizan este modo de operar, se caracterizan por insistir a las víctimas en que les den información sobre una cuenta en la que cobran el sueldo, piden que se dirijan al cajero automático y así roban los datos personales para luego vaciar esa cuenta.