Irrigación adelantó un año hidrológico “pobre” para casi todos los cauces de Mendoza, aunque la provincia estaría  un poco mejor que el año pasado. Mañana  se conocerán  los datos del río Diamante y el jueves los del Tunuyán.

En el inicio de la temporada agrícola, la crisis hídrica persiste y esa es la primera  conclusión a la que es posible llegar al conocerse el pronóstico de caudales de los ríos de la provincia de Mendoza para la temporada 2020/2021 que ayer dio a conocer el Departamento General de Irrigación, cumpliendo con una presentación en sociedad que tradicionalmente hace año a año al comienzo de este ciclo.

Si bien este organismo brindó datos generales al inicio de la presentación que realizó el lunes, por primera vez de manera virtual, hará público el pronóstico cuenca por cuenca para poder profundizar detalles con el público que acceda a las exposiciones por la herramienta zoom (Inspectores de Cauce, regantes en general, autoridades de empresas, organismos, municipios y periodistas, entre otros), ya que se trata de una estimación de caudales que permite establecer un plan de manejo de los embalses para la provisión de agua para riego, energía y consumo, entre otros usos.

Ayer fue el turno de la Cuenca del río Mendoza, el miércoles se conocerán los datos de los ríos Diamante y Atuel, el jueves del Tunuyán y el viernes, del Malargüe y el Grande.

De mayor a menor caudal, en el ranking de los ríos (según el porcentaje de este año respecto de su propia historia) se ubican el Grande, Mendoza, Tunuyán, Atuel, Diamante y Malargüe.

Casi todos los ríos tendrán un año hidrológico “pobre”, excepto el Malargüe, para el cual la calificación es de “seco”. Esto quiere decir que la oferta general de agua para la Provincia es del 70% de un año promedio (en base al registro histórico).

Para saber

¿Qué significa esto respecto a la situación del año pasado? La respuesta es que la provincia está un poco mejor, ya que en el 2019/2020 la oferta general provincial de agua superficial (no se contabiliza la subterránea) fue del 50%.

Detalles generales para destacar

En el informe de Irrigación se dio a conocer la siguiente información:

-La importante acumulación de nieve que se produjo en junio, no tuvo continuidad en los meses siguientes, por lo que terminó la temporada con el 67% de agua de un año promedio, aunque con el triple de nieve que en el invierno 2019.    -Hubo más nieve en el sur de la provincia que en el norte. -Habrá un 70% de agua, de un año promedio.-Una parte importante de esa agua se va a ir naturalmente a recargar acuíferos.-Continuamos con déficit de agua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here