Científicos de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA y del Hospital de Clínicas estudian la efectividad de un compuesto químico que tiene más de 600 años de antigüedad y podría ser clave para la lucha contra el coronavirus. Se trata de un spray nasal que aplicado en la nariz frenaría la entrada del Sars-CoV-2 en el organismo, evitando así la propagación de la enfermedad.
En los últimos días, los investigadores anunciaron que pudieron comprobar la acción antiviral de tres formulaciones de aerosol nasal contra el Covid-19. Según el estudio publicado en la revista médica BioRxiv, el compuesto iota-carragenano inhibió el coronavirus en cultivos de células. El spray nasal se aplica con un vaporizador y funciona como una barrera bloqueando la entrada del virus por el epitelio nasofaríngeo.
A partir de varios estudios, los científicos comprobaron su capacidad para inhibir diferentes virus como el virus de la gripe B, los tipos de herpes 1 y 2 virus, el virus de inmunodeficiencia humana, el papiloma humano, la gripe A H1N1, el dengue, el rinovirus, la hepatitis A, el enterovirus y algunos coronavirus.
El compuesto es conocido como “musgo irlandés” y se encuentra en la estructura celular de algunas algas de la especie Chondrus crispus. Llamado “carragenanos”, son polisacáridos (unión de muchos monosacáridos o azúcares) y son producidos por algunas algas rojas que fueron descubiertas hace más de 600 años en Carraghen, Irlanda. Sesenta años atrás comenzaron a probarse con éxito las propiedades antivirales del carragenano.
Aprobación
Este spray nasal fue aprobado por ANMAT, aunque por el momento las pruebas continúan y buscarán probar diferentes aerosoles nasales. “Como justamente está descrito que esta medicación es efectiva contra el coronavirus común que produce el resfrío convencional, nos planteamos si podía ser también efectiva para el manejo del COVID-19. Como en la Argentina, al inicio de la pandemia no se podía trabajar con el virus en el país, nos asociamos con un centro de investigación de la Universidad de Tennessee, Estados Unidos, para ver la efectividad del spray que ya estaba disponible y lo probamos contra el virus SARS-CoV-2. Se calculó la misma concentración de medicamento que queda en la cavidad nasal y nasofaringea, cuando uno se aplica el spray de la manera que ya está aprobado por la ANMAT”, explicó en diálogo con Infobae Manuel Figueroa, médico neumonólogo, jefe de Neumonología Infantil del Hospital de Clínicas José de San Martín y director clínico del proyecto de Fundación Cassará.

Fuente: Infobae /L.A