El juicio se encuentra en etapa de alegatos finales y está suspendido desde el inicio del aislamiento social preventivo y obligatorio en marzo último, a raíz de la pandemia de coronavirus.

La Cámara Federal de Casación penal ordenó hoy al Tribunal Oral que juzga por presunto lavado de dinero al detenido empresario Lázaro Báez, sus cuatro hijos y otros 20 acusados, acelerar la marcha del juicio y realizar al menos tres audiencias por semana hasta dictar sentencia.

La orden partió de la sala cuarta del máximo tribunal penal federal del país, que dispuso que el Tribunal Oral Federal 4 “celebre las audiencias relativas a esta causa al menos 3 (tres) veces por semana -teniendo en cuenta las medidas de prevención sanitaria dispuestas mientras se mantenga el contexto sanitario actual- hasta el dictado de la sentencia definitiva“, según el fallo al que accedió Télam.

A fin de cumplir con los principios procesales de inmediatez y celeridad que deben regir el proceso oral, y teniendo en cuenta que en este proceso hay personas que se encuentran privadas de su libertad, resulta imperioso que esta Cámara adopte una decisión jurisdiccional a fin de que el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nro. 4 de esta Ciudad extreme las medidas necesarias para la finalización del presente debate, que no admite demora“, advirtieron los camaristas Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Javier Carbajo.

El Tribunal dispuso reanudarlo una vez por semana, pero la fecha de reinicio semipresencial se suspendió en dos ocasiones por dificultades técnicas con las plataformas virtuales probadas para realizar las audiencias.

Evaluado entonces el estado actual de la causa, no se advierten razones plausibles que justifiquen, una vez que se reanude el debate, la frecuencia semanal dispuesta“, afirmó el fallo de Casación al ordenar que haya audiencias al menos tres veces a la semana.

Casación envió además oficios al Consejo de la Magistratura de la Nación y a la Corte Suprema de Justicia.

En su última resolución el Tribunal Oral dispuso reanudar el debate de manera remota y con una escasa dotación presente en los tribunales federales de Retiro el próximo miércoles 22 de julio a las 10.

Lázaro Báez fue excarcelado la semana pasada por orden de Casación, pero todavía sigue en la cárcel de Ezeiza porque debe depositar la fianza que se le fijó y su defensa pidió una reducción del monto.

Una vez que salga de prisión, Báez no recuperará la libertad porque tiene arresto domiciliario en otra causa penal.

Por otra parte, ña salida de la prisión de Báez puede terminar de definirse a partir de hoy, cuando el Tribunal Oral Federal 4 responda a los pedidos de la defensa para reducir la fianza de 632,5 millones que puso como condición.

A pesar de los dos fallos que lo dejaron a un paso de salir de la cárcel, Lázaro Báez pasó el fin de semana en el penal de Ezeiza, a la espera de un nuevo pronunciamiento.

Los abogados de Báez insisten en que la fianza de $632.500.000, fijada por el Tribunal Oral Federal Nº 4 para la excarcelación del empresario santacruceño, es “exorbitante“, y “no puede pagarla”.

En tanto, respecto del lugar donde pasaría el arresto domiciliario, la abogada Elizabeth Gasaro reconoció que están estudiando “un plan B” a su casa del country de Pilar, donde no es bien recibido por sus vecinos.