La consigna que comenzó por un reclamo del sector agropecuario se convirtió en una queja masiva contra el gobierno nacional.

No vamos a contestar” dijeron desde Casa Rosada.

Se mezcló en una resonante “ensalada” el reclamo por Vicentín, con la bronca por la prisión domiciliaria y el otorgamiento de una pensión escandalosa a Boudou (procesado y condenado) y de Lázaro Báez (procesado por lavado de dinero), en lo que parece una provocación de la “justicia” argentina.

El Estado es responsable de proteger a toda la sociedad y en un contexto donde para circular debes requerir todo tipo de permisos es llamativo, que los delincuentes se muevan con tanta comodidad” fue uno de los reclamos más llamativos.

Los integrantes del movimiento de productores autoconvocados “Campo + Ciudad” afirmaron que la marcha se organizó “por la libertad, la Justicia, y el bienestar de los argentinos”, y que se realizó en más de 70 localidades, incluyendo movilizaciones de apoyo en diversas ciudades del exterior.

Sin embargo, durante el “Banderazo por la libertad” se escucharon voces de protesta en todo el país contra el gobierno del presidente Alberto Fernández.

También se registraron fuertes cacerolazos en distintos barrios de la Ciudad de Buenos Aires, pero en especial en Pilar, donde próximamente vivirá Lázaro Báez para cumplir la prisión domiciliaria que le fue otorgada recientemente.

Nos solidarizamos con los comerciantes que se están fundiendo, mientras el presidente se empeña en una cuarentena insostenible, con los productores que sufren violencia ante la inacción de las autoridades, y con los jubilados que, tras una vida de aportes, ven sus ingresos recortados por decreto.”

También en Mendoza, cientos de mendocinos se manifestaron en el centro de Capital, con consignas variopintas entre las cuales destacaron “No al autoritarismo K“, “República Sí, Democracia también” e incluso algunas consignas más locales, como “Portezuelo Sí“.

Somos privados y necesitamos trabajar. Me voy a tener que convertir en político; solo así se puede facturar“, decía Fabio Cuggini, un peluquero, de 54 años.

Los manifestantes clamaron por “la libertad, la justicia y el bienestar de los argentinos; por los comerciantes que se están fundiendo debido a la cuarentena; por los productores; por un país sin dirigencia autoritaria ni corrupción“.

Fuentes cercanas a Casa Rosada confiaron a los medios capitalinos que el entorno de Alberto Fernández se encontraba cuando menos “preocupado” por lo que pareciera ser “el amague de un estallido social”.

No pareciera que el equipo de Fernández este muy preparado para manejar esta crisis.

Columnas de autos particulares se concentran en el obelisco para el banderazo Ferderal 9J.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here