Ayer se conoció la noticia de que la inauguración de un bar en la Consulta, San Carlos, había terminado en polémica, cuando llegó la policía y se llevó demorados a algunos clientes. Camila Di Cesare, la propietaria, estuvo en contacto con Canal 8, y contó su versión.

“Cumplimos con todos los protocolos, la capacidad del boliche es de 303 personas paradas, con los protocolos se reduce al 50 por ciento. Podemos meter 150 personas tranquilamente”, explicó.

“Había distancia entre las mesas, cancelamos reservas para evitar problemas. Habían 107 personas con el personal incluido”, añadió la joven.

Y siguió: “Cumplimos con todo lo que pedían, alcohol en gel, declaraciones juradas. Al ser bar, no nos exigen que hagamos reservas, pero las hicimos para organizarnos”.

En relación al hecho policial en cuestión, Camila relató que pasadas las 22 del jueves, llegó la policía. “Entraron al lugar y se dirigieron a los clientes, en ningún momento se dirigieron a mí, o a mi papá, que es el encargado”.

“Lo que hacen es correr a la gente del salón grande al salón chico, crean un estado de pánico, la gente se empieza a desesperar, había policías sin barbijo, incluso una chica tuvo un ataque de pánico y sacaron a un chico del cuello”.

“En ningún momento se dirigieron a pedirme la documentación del lugar, no me preguntaron qué capacidad tiene o si está habilitado”, denunció, y aseguró que va a llevar a cabo acciones legales: “Voy a tomar todas las medidas que sean necesarias, por abuso de la autoridad y por privación de la libertad, nos taparon las dos puertas”,

Además relató que hubo forcejeos entre algunos clientes y efectivos policiales: “A medida que iban saliendo, los iban agarrando, no los dejaban irse tranquilos”.

En cuanto a su local, Camila aseguró que no está clausurado: “Está inhabilitado hasta que termine el procedimiento. No nos pusieron multa porque está todo en regla.  Solo nos faltó el delineado para la separación de mesas, pero habíamos medido la distancia”.

Por otra parte, este medio se comunicó con autoridades policiales, quienes indicaron que todo se encuentra en investigación.

Asimismo, autoridades del área de Inspección General del municipio de San Carlos, indicaron que el local estaba “habilitado como café-bar”.