La Jornada 7 de La Liga de España podrá marcar un quiebre en la competencia. Desde las 11, en el Camp Nou, se producirá uno de los partidos más importantes del planeta. Barcelona recibirá al Real Madrid, en un clásico que puede llegar a ser clave para el futuro de ambas instituciones más allá de que recién se inicia el torneo. El árbitro será Juan Martínez Munuera y televisará DirecTV y en el canal 116 de Cablevisión.

Los catalanes llegan a este compromiso luego de iniciar su camino por la Champions League con una goleada por 5 a 1 ante Ferencvaros de Hungría y una nueva victoria podría dejar atrás por completo todos los problemas con los que inició la temporada.

El conjunto culé estuvo cerca de perder a Lionel Messi, probablemente su jugador más importante de la historia. El argentino, enfrentado con la dirigencia, buscó salir de la institución en búsqueda de nuevos desafíos. Como la única vía posible era iniciar un litigio legal, el ’10′ prefirió quedarse a cumplir su contrato (finaliza en junio de 2021). Si eso finalmente se confirma a mediados del próximo año, este juego podría ser el último clásico de la Pulga en el Camp Nou.

Los azulgranas se encuentran en plena reconstrucción. Con Ronald Koeman al frente del plantel, Barcelona busca asentar a algunas de sus jóvenes promesas, como Sergiño Dest, Pedri, Ansu Fati y Trincao.

“Puede ser que el Madrid en las dos últimas jornadas no haya sacado buenos resultados, pero eso no quiere decir que tenga baja moral. Tienen a gente muy experimentada y saben que deben ganar el partido tras las dos últimas derrotas. No creo que influya lo que ha pasado últimamente”, analizó el estratega holandés.

Tras cuatro presentaciones, Barcelona aparece en la mitad de la tabla y fuera de los puestos que otorgan una plaza a una competencia internacional, por lo que le es imperioso quedarse con la victoria en su casa. En la jornada pasada fueron sorprendidos por el Getafe, en un cachetazo importante para sus aspiraciones.

Otro punto importante dentro del Mundo Culé es el nuevo foco de conflicto, que tiene a las principales cabezas del plantel enfrentadas a José María Bartomeu y su intento de reducir la masa salarial. La dirigencia vive horas críticas, entre la moción de censura que avanzó durante los últimos días y las elecciones pautadas para marzo del 2021.

“Lo más importante es el rendimiento de cada jugador. No veo problema de tener a gente joven. Para tener experiencia tienen que jugar partidos. Solo pienso en el mejor equipo para mañana, no depende de los años de un jugador”, sostuvo Koeman sobre las diferencias entre el plantel y la comisión directiva.

Real Madrid, aunque es el último campeón del torneo español, inició la temporada de manera dubitativa y la inesperada derrota como local ante Shakhtar Donetsk en el Estadio Alfredo Di Stéfano en el inicio de la Champions League encendió todas las alarmas en la capital española. Además, la fecha pasada fue sorprendido por Cádiz, una de las revelaciones del torneo. “Tenemos un partido importante para reivindicar nuestra fortaleza y lo vamos a intentar”, expresó el francés sobre el presente de su equipo.

Con las bajas confirmadas de Mariano, Hazard, Carvajal, Ødegaard y Odriozola, Zinedine Zidane tendrá la vuelta de Sergio Ramos, baluarte de la defensa de la Casa Blanca. “Es nuestro capitán, nuestro líder. Está recuperado y está al cien por cien. Estará con nosotros”, reconoció en conferencia de prensa.

No obstante, los comandados por el director técnico francés ostentan 10 unidades y están a sólo uno de los líderes: Villarreal (visitará a Cádiz) y Real Sociedad (recibirá a Huesca). “Como en todos los partidos que lo hacemos mal las críticas me parecen normales. Es normal que me critiquen. Así ha sido siempre. A mí las críticas no me hacen cambiar. Me hace cambiar ver cómo salen las cosas”, manifestó.

El último partido entre ambos fue el 1 de marzo de este año, cuando Real Madrid se impuso por 2 a 0 como local gracias a los goles de Vinicius Jr y Mariano, mientras que la última vez que jugaron en el Camp Nou las acciones finalizaron 0 a 0.

El Merengue es una de las víctimas predilectas de Lionel Messi. El argentino convirtió 26 goles en 43 presentaciones en el Clásico de España. Además, brindó 14 asistencias.