El ex vicepresidente, condenado por el caso Ciccone a cinco años y 10 meses de prisión, seguirá en domiciliaria.

El fiscal de la Cámara Federal de Casación Penal Javier De Luca no mantuvo la apelación que hizo el fiscal Marcelo Colombo en la que objetó la decisión por la cual Boudou recibió la prisión domiciliaria, y pidió que sea revocada.

El fallo del juez del Tribunal Oral Federal 4 Daniel Obligado, que le otorgó el 6 de abril la prisión domiciliaria había sido apelado por el fiscal Colombo porque entendió que se fundó “arbitrariamente” y que fue una excepción frente a otros presos que sí son factor de riesgo ante el coronavirus.

Ello así, porque -como lo he sostenido inalteradamente en todos los casos similares- el recurso no se dirige contra una sentencia definitiva ni una resolución equiparable a tal, ni versa sobre algunas de las excepciones que la jurisprudencia de la Corte Suprema ha entendido que corresponde soslayar dicho requisito, como lo son los casos de gravedad institucional o causas en que se ventilan delitos de lesa humanidad”, sostuvo De Luca en el escrito que presentó hoy.

Fiscal Javier De Luca

Así, queda sin efecto la apelación del fiscal Colombo y por lo tanto firme la prisión domiciliaria de Boudou sin posibilidad de revisión.

La defensa de Boudou había alegado un riesgo de contraer coronavirus, a pesar que el Servicio Penitenciario Federal (SPF) no lo incluyó en los grupos de riesgo.

El juez Obligado le dio la prisión domiciliaria porque el Covid-19 ″trastoca prácticamente todas las pautas de las relaciones interpersonales. Siendo que el grupo familiar de la compañera del encausado reside en México, y tiene dificultades para viajar por la enfermedad de su padre, a lo cual, ahora, cabría adicionar la prácticamente mundial prohibición de viajar. Boudou, a su vez, tiene dos hermanos, pero uno reside en el interior y con el otro no mantiene vínculo (lo cual surge del informe socio ambiental). En estas condiciones, el único sostén económico y emocional para los niños de dos años, resulta ser su madre”, dijo el magistrado, para disponer que Boudou continúe su detención en su domicilio del barrio porteño de Barracas con una tobillera electrónica.

La decisión adoptada por VE al disponer una prisión domiciliaria en base al impacto que la Pandemia Covid-19 ha tenido en el grupo familiar del imputado y porque su pareja ‘resulta único sostén económico y emocional’ resulta tan arbitraria como impertinente, y alejada absolutamente de las circunstancias particulares del caso. Hay que decir además que la situación de quien resulta detenido y tiene familia a cargo trae siempre como inevitable (y lamentable) consecuencia asociada la afectación de su núcleo familiar en términos económicos y emocionales, más allá de cualquier virus que circunde o no”, había alegado Colombo que además objetó que Obligado no le haya requerido opinión antes de resolver, lo que es una obligación legal.

El caso llegó a Casación. Como toda apelación de un fiscal, debe contar con el aval de su colega de Casación. Pero en este caso De Luca no compartió el criterio. Dijo que no opinaba sobre el fondo de la decisión -si la prisión domiciliaria estaba bien o mal otorgada- porque antes de eso había motivos para no continuar con el trámite. “Mi dictamen se queda en la puerta de ello, no abro juicio de valor alguno sobre la resolución del juez de ejecución, porque advierto que no existen en el caso los requisitos previos de procedencia del recurso de casación”, explicó.

Hoy en día, el fiscal De Luca, discipulo de la catedra de  Eugenio Zaffaroni en la UBA, es uno de los principales referentes de la agrupación afín al kirchnerismo «Justicia Legítima», fundada por la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó.

De Luca cuenta en su haber con una larga lista de dictámenes polémicos.

En dos oportunidades pidió desestimar la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra Cristina Elisabet Kirchner por el presunto encubrimiento del atentado a la AMIA.

Asimismo, se pronunció en el caso de Milagro Sala, dictaminando en favor de revocar la sentencia por la que fue condenada. También, en el inicio del escándalo Ciccone, el polémico fiscal dictaminó a favor del ex vicepresidente Amado Boudou, al considerar que no se había cometido ningún delito, y hoy, volvió a beneficiarlo.

 

Fuente: Redacción