Luiz Henrique Mandetta, Ministro de Salud, anunció que dejará el cargo por sus desacuerdos con Bolsonaro, convirtiéndose en la primera “baja” política del mundo por la crisis del cornavirus.

Tomó la decisión por las diferencias que mantiene con el presidente Jair Bolsonaro frente a la estrategia para combatir el avance del coronavirus.

«Ya basta» dijo Mandetta, un político del conservador partido Demócratas, ex médico del Ejército y traumatólogo, quien impulsa medidas de aislamiento social aplicadas por los gobernadores, contra la opinión de Bolsonaro, de que el Covid19 es una «gripecita»;

Expertos de hospitales de alta especialización y de integrantes de la Fiocruz (Fundación Osvaldo Cruz, adoptada por la Organización Mundial de Salud como referencia en epidemiología de América Latina), el grupo llegó a la asustadora conclusión de que el número real es quince veces superior a los datos oficiales.

Eso significa la aceleración más elevada del planeta, compitiendo directamente con los Estados Unidos por el puesto de mayor devastación causada por el virus. El gobierno se niega a confirmar tal proyección, pero admite la extrema gravedad del cuadro.

«Hace sesenta días que estoy midiendo las palabras» dijo Mandetta sobre su tensa relación con Bolsonaro, al que acusó de “pactar asuntos en forma personal para después deshacer los acuerdos a las pocas horas”.

«Uno conversa hoy, la persona entiende, te dice que está de acuerdo, después cambia de idea y enseguida cambia el discurso de nuevo. Ya basta, hemos ayudado bastante» dijo Mandetta.

Bolsonaro quiere librarse de su ministro por dos razones. Mandetta se niega de manera firme a aconsejar el final del aislamiento social y la vuelta a la normalidad defendida por el ultraderechista. Y la segunda es por pura envidia: El ministro cuenta con 76% de aprobación popular, más que el doble de la del presidente. (Pagina12)

 

El funcionario, no obstante, afirmó que permanecerá en su cargo hasta que nombren a un sucesor, una definición que está en manos del propio Bolsonaro que evalúa por estas horas con médicos alineados con su estrategia de «aislamiento vertical», es decir, que el país vuelva a funcionar con normalidad y que apenas los mayores de 60 años se queden en sus casas.

Hoy se cumple un mes de la primera muerte oficial por coronavirus en Brasil que ayer, en tan sólo un día registró 204 nuevas muertes (un crecimiento de 13 por ciento), que ahora suman 1.736. Al mismo tiempo, se supo que el total de contaminados alcanzó 28.320 casos (3.058 nuevos casos en 24 horas, un aumento de 12 por ciento de un día a otro)

 

Fuente: Télam/ Pagina 12

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here