Detectaron 25 residentes, 4 asistentes y 1 coordinadora medica de un mismo centro.

En una situación que ya empieza a preocupar seriamente a las autoridades sanitarias de Buenos Aires, esta tarde comenzaron el traslado de residentes de un geriátrico que dieron positivo en un mismo hogar.

Este establecimiento ya había presentado un paciente positivo el pasado 30 de abril, razón por la cual comenzaron un seguimiento intensivo, tratándose de un grupo de alto riesgo.

Si bien en los últimos días la atención primaria se ha estado poniendo en las zonas más desfavorecidas de Buenos Aires y de conurbano bonaerense, como la Matanza; el problema de los geriátricos sale una vez más a la primera plana.

Personal de SAME, comandados por su titular Alberto Crescenti, comenzaron el traslado a los centros de complejidad para el tratamiento de cada paciente.

El hogar de adultos mayores, está ubicado en plena Capital Federal, lo que lo aleja de las zonas consideradas más riesgosas. Sin embargo, esto que ratifica el hecho de que el virus no discrimina condiciones sociales, pone el foco en uno de los factores que preocupa a las autoridades; y es que se manifiesta una vez más el problema del pluriempleo del personal sanitario. Es decir que trabajen en múltiples centros sanitarios, pudiendo transportar la posibilidad de contagio de un sitio a otro.

En este caso, vivían allí 40 pacientes, adultos mayores, de los cuales 25 dieron positivo hoy. Se espera la evaluación de los restantes.

La aparición de casos tan impactantes como éste, sin duda condicionan las decisiones que por estas horas se están tomando en el Gobierno Nacional. Hasta ayer, algunos analistas señalaban una cierta equiparación en la “balanza” que protagonizan los sanitaristas y los economistas que asesoran al Presidente.

Se espera que mañana a últimas horas, o el sábado: Fernández daría a conocer como sigue en el país el aislamiento social y la vuelta a las actividades.