La industria da su razones y aseguran que una rebaja en los precios complicaría la recaudación y la situación del empleo, entre otras cosas.

La caída del 25% en la cotización del barril de petróleo Brent, que se usa como referencia para establecer los precios locales de los combustibles, encendió las alarmas en el Gobierno, las petroleras, las provincias, las estaciones de servicio y los consumidores.

Ante esta situación, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, mantuvo un encuentro con Guillermo Nielsen, presidente de YPF​ para hablar al respecto.

«La decisión es priorizar las fuentes de trabajo nacionales», destacaron en fuentes oficiales. Esto significa  que no habrá -al menos, por este cuadro de caída global por el coronavirus y la falta de acuerdo entre los países de la OPEP por los precios del petróleo- alguna baja en el precio de los combustibles.

«Así como hubo un episodio de tensión entre Estados Unidos e Irán que provocó un aumento del petróleo crudo y eso no se trasladó a suba de precios en el mercado local, por ahora estamos considerando lo que sucede como un episodio puntual y tampoco habrá cambios inmediatos» fueron las declaraciones publicadas por Clarín sobre los dichos del Poder Ejecutivo Nacional.

Por otra parte, la industria de los combustibles asegura que todavía hay un retraso del 15% en los precios, por lo que no cabría esperar un impacto directo en los precios a la baja. «No hay que esperar eso, por lo menos en el corto plazo”, aseguran las fuentes.

Por su parte, en el Poder Ejecutivo ven otra serie de consecuencias. Una baja de precios puede desencadenar en menor recaudación impositiva, disminución de la actividad (y el empleo), descenso de las regalías que cobran las provincias. Y, como si fuera poco, la acción de YPF -que viene muy golpeada- sentiría mucho más el efecto.

Así, los precios de los combustibles intentan reflejar la cotización del petróleo en base a una serie armada sobre un «promedio móvil» de un mes. De esa forma, las petroleras no analizan disminuir los importes los combustibles. Al menos, hasta que el escenario de precios internacionales sea claro, ya que ahora todo está afectado por el desplome de este lunes.

Fuente: Clarín

COMPARTIR