El empresario, ex cónsul en Singapur, y amigo personal de Mauricio Macri viajó el domingo a Estados Unidos con permiso de la ANAC.

Caputo cobró el 15 de mayo pasado el ATP del Estado y 11 días más tarde viajó a Estados Unidos en un avión privado de la compañía Royal Class, con un costo de u$s100.000, según publica Ambito.

El precio del vuelo equivale a una ayuda económica del Estado para 213.000 personas del Programa ATP.

En junio de 2018 la revista Fortuna incluyó a los Caputo como una de las 50 familias más ricas de la Argentina: en ese entonces, se le calculó un patrimonio de u$s500 millones. En las últimas semanas vendió gran parte de su paquete empresarial.

Nicolás Caputo es habitué de Fort Lauderdale. Tiene ciudadanía extranjera y con esa excusa, ahora pidió permiso para romper el aislamiento obligatorio y dejar el país. La ANAC autorizó el vuelo. «No está restringida la salida para ningún argentino y no tiene que justificar nada. Si cumple los requisitos la aeronave y tiene los permisos en regla, se aprueba«, dijeron.

Sin embargo, resulta como mínimo extraño que haya cobrado para su empresa el ATP (Asistencia Económica para el Trabajo y la Producción) que el gobierno dispuso para ayudar a las empresas argentinas.

Según publica Ámbito, Caputo tiene varias cuentas pendientes en el país:

  • Recibió $1.400 millones en obra pública del Gobierno porteño de Macri.
  • Fue incluido en la contradenuncia por dólar futuro, en perjuicio del Estado.
  • Apareció en la “Causa de los Cuadernos” por su constructora familiar y SES SA.
  • Lo sospechan de sobreprecios y fraude en la construcción de escuelas en Morón y Luján.
  • Lo denunciaron por ser testaferro de Macri.
  • Fue denunciado por lavado de dinero con operaciones de «contado con liqui» con la firma DEAL.
  • Buscan saber si cobró de más por un servicio de limpieza de las paradas del Metrbús
  • Julio De Vido dijo que los “bolsos de López” eran de Nicolás Caputo.
  • Lo investigan por beneficiarse en la compra de terrenos del Estado a precio vil.
  • Fue señalado como partícipe principal de un entramado espurio con empresas energéticas.
  • Blanqueó u$s465 millones con la ley 27.260.
  • Lo denunciaron por la concesión del Puerto de Buenos Aires.
  • Quiso quedarse con la explotación del Cerro Catedral por los próximos 40 años.
  • Dejó de construir el reactor multipropósito RA-10 porque el Estado no le pagó.
  • Lo acusaron de apretar a empresarios para que vendan sus compañías.
  • Fue vinculado a una compra irregular de test de Covid-19 una firma fantasma de Singapur.

Por otra parte,  el domingo pasado se supo que Mirgor, la empresa de Caputo (por la que cobró recientemente el ATP), fugó u$s240 millones durante el gobierno Macri con su nueva denominación, IATEC.

Fuente: Ámbito/ NA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here