El caso conmovió a Mendoza.

A fines del 2020, el caso de Florencia Romano conmovió a la provincia desde el primer día de su desaparición. La joven tenía 14 años y murió en manos de su femicida Pablo Arancibia. El sujeto, reconoció en un juicio abreviado que mató a la víctima, a quien había captado a través de las redes sociales. Incluso, dentro de la cárcel continuó realizando perfiles falsos para engañar a menores de edad.

La sentencia, se dictó por el delito de homicidio agravado por la alevosía y por ser cometido en contexto de violencia de género, es decir, por femicidio

En una audiencia presencial, participaron los padres de Florencia Romano. Pese a que el acusado recibió perpetua, el caso no se cerró. Continúa la investigación, por el llamado a la línea de emergencias 911 que pudo salvar a la menor y al que una policía del Centro Estratégico de Operaciones (CEO), no le dio curso.

El caso

El 12 de diciembre del 2020, Florencia Romano se dirigió a la casa de Pablo Arancibia ubicada en callejón Berra. Se habían conocido días atrás por redes sociales.

Desde ese día, la adolescente de 14 años nunca más volvió a ser vista. Arancibia, golpeó y ahorcó a la menor de edad en el interior del domicilio. Luego degolló e intentó quemar el cadáver en el patio de la vivienda.

Para ocultar todo tipo de pruebas, le pidió al primo de su novia para transportar los restos “de un perro” y con esta coartada descartó el cuerpo de Florencia a pocos kilómetros. El paradero de la joven fue un misterio y movilizó a toda la provincia.

Una semana después del femicidio, el sujeto fue detenido junto a su novia, la mujer terminó sobreseída en la causa, y días después se encontró el cuerpo de Florencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here