El Día de San Cayetano, uno de los santos más venerados en el país, arrancó con polémica en Mendoza. Y es que mientras el Arzobispado instó a los fieles a rezar desde sus hogares teniendo en cuenta la pandemia, el cura que dirige la cuasiparroquia del barrio Bancario en Godoy Cruz, sitio donde año a año se congregan miles de fieles, decidió abrir las puertas del templo para que el que lo desee se acerque.

«El Gobernador habilitó a los templos para oficiar misas y encuentros teniendo en cuenta ciertos protocolos y medidas sanitarias. Teniendo en cuenta eso he decidido abrir las puertas del templo y celebrar cuatro misas durante la jornada. Las mismas no superarán la capacidad de 30 fieles y, además, los que lo deseen podrán ingresar a orar en forma silenciosa«, dijo Juan Manuel Arana, responsable de la parroquia San Cayetano de Godoy Cruz.

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1565189686752San%20Cayetano%20(6).jpg

La postura del sacerdote del barrio Bancario sorprendió, teniendo en cuenta que desde el Arzobispado se pedía expresamente que la gente ore desde sus casas a fin de evitar las aglomeraciones. Sin embargo, Arana no titubeó al asegurar que cada uno tiene independencia para abrir las puertas de su templo.

«Uno de los apartados de la Biblia dice que no hay que temer a quien no mata al cuerpo, más bien hay que temer a quien mata el alma. La gente es muy devota de San Cayetano y necesita el contacto real con Dios, no virtual. De todos modos, respeto a quien reza desde su casa, pero también le permito que ore desde el templo a quien así lo necesita«, manifestó.

El sacerdote explicó que su postura no es la de propiciar que la gente se amontone en el templo y sus alrededores, sino la de dar la posibilidad de que los que realmente lo necesitan estén cerca del Santo. «Mi deber como pastor de la Iglesia no es cerrar las puertas del templo si tengo la posibilidad de que la gente entre y rece«, aseguró.

Arana también defendió su postura diciendo que: «Hay muchos que se ocupan de la pandemia provocada por un virus, pero se olvidan de la pandemia del hambre y de la falta de trabajo, que hoy también está presente en la sociedad«.

Finalmente, el sacerdote reconoció que el mismo Marcelo Colombo, Arzobispo de la provincia, le había confirmado su presencia para la primera celebración del día, a realizarse a las 10. «Hace dos días hablé con él y estaba confirmada su participación, sin embargo, en las últimas horas su secretario me manifestó que se suspendía la presencia del Arzobispo por tener que cumplir con otros compromisos«, concluyó.

Ante la «rebeldía» del sacerdote, el vocero del Arzobispado, Marcelo De Benedectis, aseguró que es cierto que cada uno tiene la independencia de abrir su templo, pero aclaró que «hoy se vive una situación compleja en el mundo entero«.

«Lo importante es cuidarse, cuidar a los adultos mayores y ser responsables. Por ello, se pide a la comunidad que rece desde su casa«, indicó.

 

«Hay demasiados enfrentamientos en el mundo como para que nos enfrentemos nosotros. Por ello, invito a la comunidad a que sea responsable, se cuide y se quede en sus casas, que haga el templo en su hogar», dijo De Benedectis.

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here