El “caso 0” se trataría de un pastor evangélico que arrojó resultados positivos tras haber tenido contacto estrecho con un infectado de la Ciudad de Mendoza. Este hombre visitó varios lugares, entre ellos a los padres de la enfermera del Centro de Salud Municipal. Es decir, primero se contagiaron los ancianos y luego su hija.

Tuvimos un caso bastante complejo, es a través de una iglesia evangélica. Un pastor hizo una visita inadecuada a unos adultos mayores, padres de una enfermera municipal. A partir de allí se desencadenó la situación”, indicó el intendente Emir Félix  en conferencia de prensa.

Y agregó: “Hasta ahora en nuestro sistema de investigación determinó que es el líder de la congregación el caso cero. El hombre se ha mostrado reticente en dar información”.

Asimismo, sostuvo que se está analizando la situación de dos templos vinculados entre sí y con este religioso, luego de que otra familia también contrajera el virus.

Felix señaló que no está considerando cerrar las iglesias, pero sí ha montado un operativo para determinar los contactos estrechos de los pacientes para que “no desencadene en una explosión” de contagios.

La enfermera luego infectó a otros familiares, y estos a otros allegados. Hasta el momento la cantidad de infectados originados por el pastor es de 23 personas. La trazabilidad hasta ahora realizada por el Observatorio local posiciona al pastor como el desencadenante del brote.

Sabíamos que el coronavirus iba a llegar, pero suponíamos que sería más lento”, dijo esta mañana por LV4 Radio Nacional San Rafael, el Director del hospital Schestakow, José Muñoz.

El facultativo hizo referencia a un fin de semana complejo, afirmando que hubo que judicializar algunos casos positivos que intentaron escapar del hospital. “Todos los contagiados hasta ahora están relacionados y pertenecen al grupo inicial”.

José Muñoz habló de la capacidad del hospital para recibir pacientes con coronavirus. “En el servicio de infecciosas hasta ahora tenemos 40 camas y en traumatología poco más de 30”. Aclaró además que las personas internadas en estos momentos son casos leves o asintomáticos.

Añadió que están pensando ubicar los asintomáticos junto al personal que se vaya contagiando, en un templo que tendría las condiciones para trasladar a varios pacientes.

Para dar el alta se deben realizar 2 hisopados con resultados negativos. “Esto toma aproximadamente 5 días, pero todo depende de cómo reaccione el virus”, indicó.

Finalmente expresó que, en caso de que alguien presente síntomas, debe dirigirse al centro de salud más cercano, con barbijo, manteniéndose a distancia de otras personas, y avisar inmediatamente al personal de salud.

El segundo clúster pertenece a un nuevo infectado, un hombre de 60 años que viajó a la ciudad de Mendoza. Tras su contagio, sus allegados están siendo hisopados para determinar si hay más infectados.

A partir de esta situación se tratará de detectar quiénes tuvieron contacto con el pastor en cuestión desde el 1 de agosto.

Desde el sistema sanitario de San Rafael se estima que una serie de reuniones clandestinas han acelerado el brote.

El intendente dijo además, que se comunicó con el Ministerio de Salud de la Nación que le marcó las pautas a seguir. En cuanto a la estructura sanitaria detalló que cuentan con el hospital Schestakow más tres clínicas privadas.