Desde 1996, a petición de la periodista y escritora Cora Cané y sus lectores, el 2 de junio se conmemora en Argentina el “Día Nacional del Perro”.

En Argentina, se conmemora esta fecha en homenaje a Chonino, un perro de la Policía Federal, que murió en un procedimiento al intentar salvar la vida de su guía.

Chonino

Ademas de la siempre grata compañía que significan estos nobles animales, los canes son reconocidos hoy por la amplia gama de tareas que pueden desarrollar en la sociedad.

A su vez, los canes han estado trabajando al servicio de los humanos durante años, además de ser mascotas dulces y leales, asisten a personas con discapacidades, ayudan en el combate del crimen alistados en las fuerzas de seguridad, bomberos, en la detección de drogas y hasta en la respuesta ante catástrofes. Los servicios que los perros pueden proporcionar no sólo son útiles, sino que también pueden salvar vidas. Así, actúan además de con las fuerzas de seguridad y salvataje, también en otras disciplinas.

Luego de años de investigación, está comprobado que, las terapias de intervenciones asistidas con perros, mejoran notablemente la calidad de vida y la integración social ya sea, de personas con discapacidad física, como de niños con autismo. En este contexto de aislamiento social su rol es aún más significativo.

Carlos Botindari, director de relaciones institucionales de la Escuela de Perros Guías Argentinos (EPGA), dice: “En el caso de los perros lazarillos dentro de la casa ayudan a sus dueños a no entrar en desesperación y los contienen frente a este nuevo contexto. En situaciones que se ponen abúlicos -con falta de voluntad o de energía para hacer algo o para moverse- los perros los levantan y les dan juego”.

A su vez, Juan Carlos Lombardi, presidente de la Asociación Civil Escuela Canina de Catástrofe (ACECC), explica que ”en este momento complejo que está atravesando el mundo por el COVID-19 los perros siguen trabajando y estando a disposición de la justicia. “Recientemente, por ejemplo, se intervino en distintos operativos, a los cuales asistió una parte de nuestro equipo el cual era esencial, respetando las medidas de higiene correspondientes“.

Chonino, que con su acto de heroísmo simboliza el valor del mejor amigo del hombre, ingresó a la Policía Federal Argentina el 15 de diciembre de 1977. Fue adiestrado como perro de seguridad, pero sólo podía atacar cuando había peligro de vida para sus amos o terceras personas que se encontraban en riesgo.

El primer servicio de que cumplió fue en el estadio de River Plate, en el partido inaugural del Mundial de Fútbol de 1978, en Buenos Aires. Un día como hoy, pero de 1983, Chonino fue asignado para un patrullaje en el que se identificaron a dos sospechosos. Al exigirles ver su documentación, se produjo un gran tiroteo.

Lamentablemente, ese día, en defensa de su guía, se abalanzó contra uno de los delincuentes, pero otro malhechor disparó contra él, hiriéndolo de muerte.

En Buenos Aires, una calle lleva su nombre

A través de la División Perros, La Policía Federal rinde homenaje cada año a este can ejemplar.

 

Fuente: Redacción

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here