Un hombre quedó detenido e imputado por intentar asesinar a golpes y con un cuchillo a su ex mujer, quien se arrojó desde el segundo piso de la casa en la que se encontraban para escapar del atacante, en la ciudad chubutense de Puerto Madryn, informaron hoy fuentes judiciales.

Más de la mitad de los femicidios de 2020 fueron durante la cuarentena

De acuerdo al Ministerio Público Fiscal (MPF) de dicha ciudad del Chubut, el acusado le habría dicho: “Si no sos para mí, te voy a matar”.

Desde el primer día del año, 83 mujeres se convirtieron en víctimas de femicidio, 49 de las cuales -entre ellas una bebé de dos meses y dos nenas de dos y siete años- fueron asesinadas a partir del 20 de marzo último.

El nuevo intento de femicidio ocurrió la noche del domingo en una casa abandonada situada en la calle Rawson al 500, frente al mar, en Puerto Madryn, hasta donde la víctima fue a retirar sus pertenencias ya que su ex pareja, identificada como Eduardo Fontalba (50), la había agredido.

Según la imputación que formuló esta mañana el fiscal de la causa, Jorge Bugueño, la mujer fue golpeada nuevamente por el hombre, quien además de amenazarla verbalmente la tomó del cabello y le pegó en el rostro.

Siempre en base a la acusación del MPF, el agresor tomó un cuchillo y cuando se disponía a clavárselo a la víctima, ésta se arrojó a la calle desde el segundo piso y pidió auxilio a un vecino.

Poco después arribó al lugar personal policial que detuvo a Fontalba, mientras que la mujer fue internada en un hospital de la zona donde los médicos constataron que presentaba hematomas, escoriaciones, un edema en los labios y fractura de maxilar.

El MPF indicó que durante la audiencia de hoy, el fiscal imputó a Fontalba de tentativa de femicidio, delito que prevé penas de entre 10 y 15 años de prisión.

Fiscal Jorge Bugueño

Hoy, Autoridades del Ministerio de Seguridad de la Nación y los jefes de las cuatro fuerzas federales realizaron hoy la capacitación obligatoria en sensibilización en cuestiones de género y violencia, estipuladas por la ley Micaela.

La ministra de Seguridad, Sabina Frederic, resaltó que “hay un compromiso para revisar críticamente nuestras políticas y prácticas a la luz de una perspectiva de género”.

Y, reconoció que “no es tan fácil como parece incorporar esta perspectiva” por eso valoró “actividades como ésta”.

Del encuentro también participó la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta.

La funcionaria calificó la capacitación como “un hecho histórico” que “demuestra el compromiso de la ministra Sabina Frederic de incluir la perspectiva de género no sólo en las políticas del ministerio sino también en las prácticas de las fuerzas de seguridad”.

Gómez Alcorta destacó que las fuerzas de seguridad federales “tienen un rol clave a la hora de prevenir y asistir a las personas en situación de violencia de género”.

Frederic también resaltó “la jerarquización de las políticas de género a partir de la creación de una Subsecretaría y una Dirección Nacional” en el ministerio que dirige.

 

Estas áreas “están pensadas para acercar y expandir la perspectiva de género a través de políticas concretas, no sólo hacia los funcionarios y empleados del Ministerio, sino fundamentalmente hacia las fuerzas de seguridad”, explicó.

Asimismo, valoró “la articulación” que realizan con los ministerios de Mujeres, Géneros y Diversidad y de Justicia.

Desde el 20 de marzo pasado, cuando empezó el aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus, se registraron 49 femicidios en toda la Argentina. El dato surge de un informe elaborado por la agrupación “Ahora que sí nos ven” y contempla los crímenes vinculados a la violencia machista hasta el 10 de mayo.

Las cifras son alarmantes. Desde el primer día del año, 83 mujeres se convirtieron en víctimas de femicidio, 49 de las cuales -entre ellas una bebé de dos meses y dos nenas de dos y siete años- fueron asesinadas a partir del 20 de marzo último.

Según el informe, Buenos Aires fue la provincia que registró más casos. En total, 26 mujeres fueron asesinadas por razones de género desde el inicio de la cuarentena. Le siguen Misiones y Tucumán, con cinco víctimas cada una.