La pandemia nos ha puesto en una situación muy difícil“, admitió José Thomas, titular de la DGE.

La Dirección General de Escuelas (DGE) anunció cómo será el reinicio del ciclo lectivo tras el receso invernal para escuelas de todos los niveles a partir de este lunes. La modalidad totalmente a distancia seguirá por lo menos hasta septiembre.

Fue determinante el ascenso del número de casos de coronavirus en Mendoza para que se continúe sin la presencia de docentes ni alumnos en el aula. José Thomas, titular de la DGE anticipó que la educación a distancia seguirá por lo menos hasta la primavera.

Thomas remarcó que el retorno de los chicos a los establecimientos escolares no se producirá “antes de septiembre“.

Sus dichos están a tono con la decisión del Consejo Federal de Educación para que los establecimientos que no tengan la infraestructura necesaria no regresen a la actividad presencial.

De hecho, una de las primeras actividades de las jornadas docentes fue una encuesta a los trabajadores de la educación para que den su parecer acerca de la infraestructura de la escuela en la que trabajan y la situación de pandemia.

Thomas remarcó que no sólo se trata de la infraestructura edilicia, sino también de la matrícula que tiene cada colegio, ya que en algunos suelen presentarse casos de superpoblación.

A su vez subrayó que la pandemia ha generado problemas económicos que obligan a la DGE a atender a las escuelas que se encuentren en un peor estado.

A principios de julio el Consejo Federal de Educación aprobó el protocolo sanitario que deberán cumplir todas las instituciones del país en medio de la pandemia. La norma establece un piso mínimo de medidas, entre ellas, el retorno escalonado, y la convivencia de la bimodalidad: virtual y presencial, el distanciamiento social.

Este documento fue analizado por los docentes este martes en las jornadas provinciales.

Sobre este particular, José Thomas, adelantó que si bien no habrá cambios este lunes tras el receso escolar, avizoró que una vez que se produzca el regreso gradual de los alumnos a las aulas, los docentes deberán hacerse de estrategias para que convivan la bimodalidad: presencial y virtual.

“Lo que viene es el aula invertida: el niño aprende en casa y en la escuela, consulta”, adelantó. Además señaló que “la idea es que los docentes no se sobrecarguen” con la nueva normalidad que ingresará a las escuelas después de la primavera.

“Esto lo hablo como docente: hay metodologías que podemos llevar adelante en la cual yo seguiría haciendo la educación a distancia y usaría la presencialidad como refuerzo de eso. No replicaría la misma clase cada vez que viene el chico”, aclaró.

En este sentido hizo hincapié en que “hay que tener en claro los aprendizajes prioritarios, bajo una metodología que le permita trabajar la dualidad al docente sin sobrecargarse”. Por eso, las educación seguirá siendo a distancia y en los establecimientos, se dará un refuerzo con la posibilidad de la retroalimentación con el maestro, cada vez que a ese grupo de estudiantes les toque compartir el salón.