Desde anunciaron un paro con poco acatamiento.

Por estos días, el debate nuevamente está centrado en la educación, las clases continúan están garantizadas en las aulas o en los hogares. Debido al aumento de contagios, algunas instituciones han debido adoptar los correspondientes protocolos por sospecha o casos confirmados de COVID-19.

En este contexto, el SUTE convocó a un paro pidiendo la suspensión de clases presenciales. Ante esta situación, Silvia Cornejo delegada regional de la DGE aseguró que se ha trabajado arduamente y en conjunto para “sostener la presencialidad tan ansiada, han solicitado en reiteradas oportunidades han solicitado regresar a las aulas”.

Agregando que “el mensaje del SUTE es contradictorio. En algún momento el SUTE planteaba que no podía ser que los docentes trabajaran con sus recursos, desde sus propios hogares con la virtualidad, que no era justo y ahora piden volver a la virtualidad. Entonces es medio contradictorio, pero se entiende porque es el papel que deben cumplir hoy por hoy”.

“Es un sindicato que está quebrado, debilitado y que necesita de algún modo restablecer la confianza de los docentes en ellos”, dijo.

Por otro lado Cornejo manifestó que “las escuelas nos han demostrado que tienen los protocolos muy bien aceitados, muy bien trabajados, estamos trabajando desde el año pasado, no es algo que se ha implementado de la noche a la mañana”.

“Hemos trabajado codo a codo de salud y con los referentes epidemiológicos de cada región y de cada escuela. Para darle la seguridad a los alumnos y a los padres, de que es un lugar seguro”, finalizó diciendo.