Así lo aseguró el ministro de educación.

Mientras el Gobierno toma medidas frente al aumento de contagios por coronavirus, aseguran que las clases presenciales continuarán, aunque intensificando las medidas sanitarias. Al respecto Nicolas Trotta, dijo que de tomar alguna restricción sería “en la mínima unidad geográfica posible” y afirmó que “las políticas restrictivas deben estar en otros ámbitos para evitar suspender las clases”.

Además, agregó, “hemos determinado que cualquier suspensión de la presencialidad la tenemos que tomar en la mínima unidad geográfica posible. No tomar a la Argentina como un todo. Consideramos que la presencialidad es fundamental para garantizar el derecho a la educación y la tenemos que priorizar”.

Por otro lado manifestó, “los pasos que estamos dando hoy se vinculan a la experiencia y se dan con enorme responsabilidad y cuidado. Cada decisión la tomamos con la evidencia que teníamos en ese momento; en ningún momento especulamos con la salud y, en ese sentido, fueron decisiones sanitarias, no educativas”.

También, señaló que “es importante dejar en claro que todos los pasos que hemos dado se vinculan a un regreso seguro, con la aplicación de los protocolos; y en las escuelas de todo el territorio lo que ha sucedido es que detectamos casos de contagio, que no necesariamente se han producido en las escuelas. Estamos en una pandemia, pero la escuela es uno de los espacios donde se puede proyectar un regreso seguro, que disminuya a su mínima expresión la posibilidad de contagios”.