Es vital la desinfección de superficies como mostradores, barandas, picaportes y puertas, además de ventilar los ambientes. Lo primero: limpiar con agua y detergente, no en seco. La técnica del doble balde y doble trapo.

Estas son las recomendaciones del  Ministerio de Salud de la Nación para prevenir la transmisión del coronavirus en ámbitos con circulación de personas.

Desinfección de superficies y ventilación de ambientes

La contaminación de superficies y objetos es una de las vías más frecuentes de transmisión de las infecciones respiratorias. Mostradores, barandas, picaportes y puertas, entre otros, deben ser desinfectadas regularmente para minimizar el riesgo de transmisión por contacto.

La desinfección debe realizarse diariamente y esta frecuencia, depende del tránsito y de la acumulación de personas, la época del año y la complementación con la ventilación de ambientes.

Antes de aplicar cualquier tipo de desinfectante debe realizarse la limpieza de las superficies con agua y detergente para remover la suciedad.

Limpieza húmeda

La forma sugerida es siempre la limpieza húmeda con trapeador o paño, en lugar de la limpieza seca (escobas, cepillos, etc.). Un procedimiento sencillo es la técnica de doble balde y doble trapo:

Preparar en un recipiente (balde 1) una solución con agua tibia y detergente de uso doméstico suficiente para producir espuma.

Sumergir el trapo (trapo 1) en la solución preparada en el balde 1, escurrir y friccionar las superficies a limpiar. Siempre desde la zona más limpia a la más sucia.

Repetir el paso anterior, hasta que quede visiblemente limpia.

Enjuagar con un segundo trapo (trapo 2), sumergido en un segundo recipiente (balde 2), con solución de agua con detergente.

Porqué limpiar en húmedo y no en seco: Cuando se limpia en seco se levantan partículas, que se liberan al aire, lo que puede actuar como factor de dispersión de gérmenes y otras partículas nocivas.

-Desinfección de las superficies

Una vez realizada la limpieza de superficies pasamos a la desinfección.

Con esta solución pueden desinfectarse las superficies que estén visiblemente limpias o luego de su limpieza. Esta solución produce rápida inactivación de los virus y otros microorganismos

El proceso es sencillo y económico, ya que requiere de elementos de uso corriente: agua, recipiente, trapeadores o paños, hipoclorito de sodio de uso doméstico (lavandina con concentración de 55 g/litro):

Colocar 10 ml de lavandina de uso doméstico en un litro de agua.

Sumergir el trapeador o paño en la solución preparada, escurrir y friccionar las superficies a desinfectar.

Dejar secar la superficie.

El personal de limpieza debe utilizar equipo de protección individual adecuado para limpieza y desinfección.

 

Información suministrada por el Ministerio de Salud de la Nación: https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/atencion-