Desde el inicio del aislamiento por  la pandemia de coronavirus, muchos rubros han tenido que reacomodarse a la situación en su servicio diario. Una de estas actividades es la planta verificadora de autos ubicada en calle Roca de Tunuyán, que, según sus responsables,  ha visto una considerable merma por día en la cantidad de atención de vehículos. Este ente lleva a cabo la verificación del número de motor y chasis de los vehículos usados que tienen que ser transferidos cuando se lo requiere el Registro Nacional de la Propiedad del Automotor .

En estos días, y con los nuevos protocolos, esta planta trabaja  con turnos previos y atiende a entre 15 y  20 coches por día, con turnos cada 15 minutos por día.

«Lamentablemente, en esta época de pandemia que nos toca vivir y que a nadie le gusta, hay que armarse de paciencia», plantea Jorge Araujo, uno de los miembros de la planta verificadora de Tunuyán. «Atendemos según las directivas del Registro Nacional de la Propiedad del Automotor. Desde este organismo se ha dispuesto que se otorguen turnos para evitar la aglomeración de personas y tener el distanciamiento social correspondiente», completó el empleado.