Frente a la falta de respiradores, comenzarían a utilizarse en la provincia de Mendoza.

Los cascos de oxígeno, comenzarían implementarse debido a la escasez de respiradores y camas de terapia intensiva, para mejorar la respiración de los pacientes con coronavirus. Marcos Ledesma, médico y socio de la empresa que los fabrica, expresó a un medio mendocino cómo funcionan.

Se trata de cascos que brindan oxígeno a alta presión y se pueden utilizar en pacientes con neumonía grave o severa antes de llegar a la intubación, en donde hay un alto número de fallecimientos. Aseguran que es un elemento muy positivo ya que “la respuesta es super rápida, a veces en 20 minutos se logran los parámetros normales”.

Además detalló que permiten que la persona “pueda dormir y estar boca abajo” ya que es muy liviano. Está compuesto por una burbuja hecha de vinilo que el paciente puede sacarse para comer o beber. Además, cuenta con una entrada de oxígeno y una salida que se produce a través de un filtro viral.

“Esto va a aliviar la situación sanitaria en muchos lados”, aseguró el profesional.