El juicio transita la tercera semana.

Durante el inicio de esta semana, Lucio Hisa, hijo de Norma Carleti y Leonardo Hisa, brindó su declaración. En sus palabras, el joven manifestó “ella (por su madre)  nunca me dijo que le tuviera miedo a mi papá, se veían. La semana anterior a que la maten, mi papá tuvo un accidente y ella lo fue a ver. Él tenía el control remoto para entrar a la casa de mi mamá y mi mamá tenía el mismo control para entrar a la casa de mi papá”.

El pasado 28 de abril, un día después de la fecha inicio del juicio por jurados, Lucio realizó una publicación a través de las redes sociales donde defendió la inocencia de su padre. “Hace tres años me quitaron a mi mamá. La mataron. Y ahora me quieren quitar a mi papá. Tengo mucho miedo de quedarme solo. Fueron tres años eternos, en los que me allanaron mi casa y prácticamente me acusaron, es un delirio”, sostuvo también en su declaración.

Detalló además, “mi mamá le tenía desconfianza a Kevin, (otro de los imputados) sospechaba que alguna vez le robó, aunque nunca lo supo a ciencia cierta”.

Luego de tres años de espera para resolver la situación de los señalados como responsables del asesinato de Norma, “Solo me resta confiar en los 12 jurados que decidirán lo que pase, confío en los hombres y mujeres que lo forman”, apuntó Lucio.

En un extenso posteo de Facebook, el joven acompañó su palabra con fotos familiares de cuando era niño. (Fragmento del posteo)

“…perdí a mi mamá, me la quitaron, y ahora me quieren quitar a mi papá. Realmente me da miedo quedarme solo.

Ayer empezó un juicio pero representa mucho más que eso, me encuentro en una posición un tanto incómoda. Por un lado quiero y exijo justicia por el asesinato de mi mamá, pero teniendo enfrente como uno de los sospechados (injustamente) a mi papá.

Han sido 3 años de duelo, no solo porque perdí a un ser amado, sino porque además implicó que las personas que esperaba que me dieran la mano lejos estuvieron de hacerlo, me dieron la espalda, acusándome y atacándome con la complicidad de un sistema judicial/estatal lento e ineficiente. Le pese a quien le pese soy hijo de mi mamá, nos amábamos y lamentablemente nada puede traerla de vuelta, pero creo que la mejor forma de mantenerla viva es honrar su memoria con honestidad y justicia….”.