Podrían retomar de manera escalonada.

Mendoza transita por ahora el receso invernal, pero ya se piensa en lo que vendrá para la educación. Está previsto que las clases inicien el próximo 29 de julio, según lo dieron a conocer desde la DGE.

Lo que se evalúa por el momento, sería una vuelta escalonada para retomar una presencialidad total a las aulas. Esto significa, dejar atrás la modalidad “burbuja”, por grupos reducidos de 12 o 15 chicos con alternancia de una semana cada grupo. “Se necesita un segundo semestre con mayor presencialidad en las aulas, esa es la mejor forma para aprender”, aseguró el funcionario.

Qué se evalúa por niveles:

En el nivel inicial y hasta tercer grado de la primaria podrían estar en condiciones de tener presencialidad total. De acuerdo a lo manifestado, hay bajos contagios y casi un 100% de las docentes vacunadas con dos dosis.

Mientras en el secundario permitirían que cada escuela elabore un plan para aumentar la presencialidad teniendo en cuenta disponibilidad, espacio y sentido de la oportunidad. Ese nivel, se considera  más versátil y hay áreas que se adaptan mejor a la virtualidad y otras que necesitan sí o sí clases presenciales.

La provincia fue una de las primeras en retomar las clases presenciales, durante el año se ha trabajado en garantizarla para los estudiantes de los diferentes niveles.