El Gobierno de Mendoza, destaca la importancia del cuidado.

El regreso del frío, aumenta la probabilidad de casos positivos por coronavirus, por ese motivo destacan la importancia para continuar con las medidas sanitarias, pero también llevar una correcta alimentación.

“Ahora que baja la temperatura debe subir tu compromiso. Por eso seguí usando siempre y correctamente el tapabocas, ventilando los ambientes, higienizando tus manos y manteniendo el distanciamiento físico”. Esta campaña de bien público del Gobierno de Mendoza hace eje en los cuidados para que Mendoza siga abierta. Y las medidas de auto-cuidado aplican también para quienes se hayan vacunado o contraído COVID-19.

Se pueden prevenir enfermedades, reforzando nuestro sistema inmunológico con la incorporación de  hábitos saludables, que incluyen  una buena alimentación,  actividad física diaria, más agua y menos sal, junto a la exposición moderada al sol en horarios recomendados.

El consumo de frutas y verduras resulta ser una buena elección para fortalecer nuestras defensas. La receta es simple: al menos cinco porciones al día de frutas y verduras -dos de frutas y tres de verduras o viceversa-. Siempre de estación –son más económicas y frescas- y de todos los colores, porque cada uno aporta nutrientes diferentes (vitaminas y minerales).

El problema es que la ingesta actual en Argentina se calcula muy por debajo. De hecho la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo estima que solo el 6% de la población adulta cumple con la recomendación de consumo de cinco porciones de frutas y verduras. En el caso de los adolescentes entre 13 y 15 años también es baja llegando al 17,6%.

Otro pilar saludable, y aún más en estos tiempos de pandemia, es el manejo adecuado del stress, que incide de manera directa en la salud. En relación con la alimentación, el foco está puesto en la selección conveniente de alimentos. La propuesta es evitar los ultraprocesados,  que aportan un exceso de azúcares, grasas y sal, y aumentan las probabilidades de padecer sobrepeso, obesidad, diabetes e hipertensión. También es recomendable moderar el consumo de alcohol y cafeína.