Se trata de la Asociación Inspirar, que trabaja en distintos puntos de Mendoza. En el Valle de Uco ayuda con su labor, y la colaboración de vecinos y comerciantes,  en muchos lugares retirados del centro te Tupungato.

“Nosotros arrancamos con un merendero que está ubicado en Villa Bastías que se llama El Membrillito.  Antes de que sucediera esto de la pandemia, dábamos la copa de leche allí. Luego, las necesidades fueron surgiendo en los distintos barrios y, en una charla de amigos, se nos ocurrió arrancar con esto del merendero móvil”, apuntó en el programa AMM de Canal 8  Pablo Lucero, referente de la Asociación Inspirar.

Asimismo, Luceró comentó: “Con ese merendero móvil empezamos a visitar los distintos barrios vulnerables que hay en el departamento. Eso nos llevó a que los mismos vecinos  de Tupungato y también los comercios de este departamento  nos fueran haciendo donaciones. Se empezaron a sumar con colaboraciones de ropa, mercadería y  alimentos de todo tipo”, contó este referente , quien añadió: “Esto también fue más arriba y comenzamos a hacer este merendero móvil de forma itinerante, donde se sumaron asociaciones intermedias, parcialidades políticas y gene en general que empezó a solidarizarse con los barrios más vulnerables de Tupungato”.

En Viilla Bastías este merendero móvil comenzó  entregando la copa de leche a unos 90 chicos. Luego, en otro merendero denominado Arco Iris , asistieron con la olla itinerante a unas 50 familias. “Otra movida que hicimos fue en Anchoris y allí, también con la olla itinerante asistimos a unas 60 familias”, aseveró Pablo y agregó: “Se ve mucha necesidad en  todos lados. En el caso de Tupungato, se puede ver esa necesidad en los alrededores, sobre todo en los lugares más alejados del centro.

Esta asociación  trabaja en distintos puntos de Mendoza, sobre todo en Guaymallén, Las Heras y Uspallata, donde se asiste a una gran cantidad de familias.