En una audiencia que tuvo lugar hoy entre las partes actuantes del caso, Enzo Kevin Montivero recibió la pena de 10 años en reclusión, mientras que Diego Rodrigo Aguilú tiene una condena de 5 años, al igual que el otro autor del hecho, Mauricio Banega, quien ya había sido condenado.

El renombrado caso de José «Cheche» Mamaní tuvo hoy su desenlace en cuanto a las condenas de los acusados de agredir brutalmente al joven de Tunuyán en mayo del año pasado en Tunuyán, en un hecho que tuvo a la víctima varios meses internado y con problemas de salud en el hospital Fleming de Mendoza.

«La fiscalía ha entendido que era oportuno en esta audiencia dar una condena a los imputados. También nosotros como querellantes creímos oportuno esta resolución antes de empezar un debate. Ha sido condenado uno de los imputados a 10 años de prisión y para el otro imputado que quedaba de los tres (uno de ellos ya tiene condena) 5 años de prisión», apuntó el abogado de la Querella Juan Aguirre, en comunicación con este medio.

Esa diferencia de condenas para cada uno, explica Aguirre, se da porque «en la calificación legal del Ministerio Público Fiscal es más grave una que la de los otros. Por eso se da la diferencia de tiempo en años de condena para cada uno».

El condenado a 10 años de prisión por el hecho es Kevin Montivero,» debido al agravante de críminis causa, por las lesiones graves causadas, por triple robo agravado en poblado y en banda», agregó el profesional. Esto quiere decir que se comprobó fue Montivero el que finalmente agredió a Mamaní con un objeto contundente que le provocó graves lesiones al adolescente tunuyanino aquel 23 de mayo de 2019 en calle Calderón.

Por otra parte, Diego Aguilú, el otro imputado al cual faltaba sentenciar, fue condenado a 5 años de prisión por participar en el hecho, al igual que ya lo había sido Mauricio Banega, quien también recibió la misma condena.

Con este panorama, los tres imputados por el caso de José «Cheche» Mamaní ya fueron condenados y comienzan en la penitenciaría provincial a cumplir la correspondiente pena.