No estaban tan equivocados en Catamarca al no querer que la comitiva residencial visitara la provincia, sobre todo después que se confirmó que Martin Insaurralde (Intendente de Lomas de Zamora) había dado positivo para coronavirus.

Es que el tema del riesgo de contagio también corre para los funcionarios de gobierno, y teniendo en cuenta esto, hay que recordar que Insaurralde había tenido contacto estrecho con el ministro Daniel Arroyo el pasado 10 de junio durante la firma, en Lomas de Zamora, de un convenio para la creación de un Centro Integral para los Derechos de Niños y Niñas

Posteriormente, el 12 de junio, Arroyo integró la comitiva presidencial junto al presidente que debía viajar a La Rioja y Catamarca. Durante la estadía en La Rioja se confirmó el positivo de Insaurralde en Bs.As., por lo que se suspendió el viaje a Catamarca y enviaron a Arroyo de regreso a la capital del país, separado del resto de la comitiva que viajaba con el presidente.

Este es el ejemplo más claro de cómo funciona la cadena de contagios.

El Ministerio de Salud de la Nación publicó la última semana una nueva definición de “contacto estrecho”. En primer lugar, señala que “se considerará como contacto estrecho a toda persona que haya proporcionado cuidados a un caso confirmado mientras el caso presentaba síntomas o durante las 48 horas previas al inicio de síntomas y que no hayan utilizado las medidas de protección personal adecuadas”.

En segundo lugar, la cartera de Salud define como “contacto estrecho” a “cualquier persona que haya permanecido a una distancia menor a 2 metros con un caso confirmado mientras el caso presentaba síntomas, o durante las 48 horas previas al inicio de síntomas durante al menos 15 minutos (ej. convivientes, visitas, compañeros de trabajo)”.

Esta última categoría es el caso de Arroyo, que había estado con Insaurralde, pero que finalmente, dio hisopado negativo.

Menos mal. Porque si hubiera sido positivo, el que estaría ahora en vigilancia epidemiológica, sería el propio presidente.

Como se contagió Insaurralde, es algo que deberán determinar. Pero el riesgo de contagio de la máxima autoridad del país, no debería tomarse tan a la ligera, a todas luces.

¿Cuándo y cómo Alberto Fernández tuvo contacto con Arroyo y qué medidas podrían haber tomado?

Ahora, el intendente de Lomas de Zamora no fue el único funcionario de primera línea que tuvo contacto con Arroyo. En el viaje en avión a la provincia de La Rioja junto con el presidente de la Nación, también iban el ministro del Interior, Eduardo De Pedro; la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa; y el secretario General de Presidencia, Julio Vitobello, entre otros funcionarios.

Teniendo en cuenta que se considera “contacto estrecho” la permanencia a menos de 2 metros con un caso confirmado durante las 48 horas previas al inicio de síntomas, si el ministro de Desarrollo Social diera positivo el Presidente será considerado de esa manera y pasará a ser un caso sospechoso de estar infectado con coronavirus.

Si esto ocurriese, el Ministerio de Salud recomienda “aislamiento domiciliario por un período de 14 días” y, además, “realizar un monitoreo diario durante 14 días de signos y síntomas (incluida fiebre, tos o dificultad para respirar)”.

Evidentemente, la responsabilidad de las más altas esferas, no sería la misma que le están exigiendo a la ciudadanía argentina.

Así las cosas, hay que agradecer que a ningún iluminado se le ocurrió incluir a Chaco, en la fallida gira presidencial, donde dos ministras de gobierno resultaron contagiadas (Ver Nota aparte)

Fuente: Redacción

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here