Con la llegada del fin de semana largo, que suma el tradicional Día del Niño y la conmemoración del 17 de agosto, muchos se verán tentados a desplazarse.

En este sentido, se recordó que siguen en plena vigencia las restricciones a los movimientos de personas y vehículos, como la prohibición de reunirse con familiares y el cierre de bares con el objetivo de que no se reúnan los jóvenes en este tipo de locales.

Ante esto, el Ministerio de Seguridad ideó un operativo para reforzar las calles con el objetivo de controlar que no se realicen salidas “prohibidas”, ya que no se pueden realizar reuniones familiares.

Saldrán 3.000 policías a la calle en el marco de los diversos operativos previstos. 

Se instalarán 250 puestos operativos. El ministro de Seguridad afirmó que el gobernador le dio la instrucción de ser “inflexible” con los infractores y aclaró: “No se puede festejar el día del niño“.