Además también los vendes para recaudar fondos.

El grupo solidario, Comedor Comunitario de Santa Rosa, lleva adelante una gran campaña para ayudar a las familias aisladas de ese departamento. Aprovechan la fruta que queda en las fincas del este, cosechas, hacen dulces y los intercambian por otros alimentos.

“Es la necesidad de ayudar. La gente de Santa Rosa siempre ha sido y es muy solidaria”, dice la comunicadora Gabriela Sosa que es, junto a su familia, parte del grupo. “Con la venta del dulce y la jalea de membrillo en Las Catitas, pudimos recaudar muchísimos alimentos no perecederos”, detalló en diálogo con un medio mendocino

El dulce y la jalea también se vende, todo lo recaudado tiene el mismo fin. “Mayormente los vecinos entregan mucha más mercadería de lo que vale el dulce que se llevan, porque saben que todo tiene un fin solidario”, remarcan.

La fruta se cosecha en fincas de la zona Este que no la han utilizado y que se contactan con el grupo. La cosecha la hacen los mismos integrantes del grupo y la elaboración también, en una ardua tarea, solo buscan ayudar a quienes más lo necesitan.