Están acusados de homicidio agravado por alevosía y premeditación y lesiones.

La fiscal de Dolores Verónica Zamboni pidió la elevación a juicio oral de la causa por la que están detenidos los ocho jóvenes acusados por la muerte de Fernando Báez Sosa a la salida  de un local bailable en Villa Gesel.

Máximo Pablo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Franco Benicelli, Blas Cinalli, Ayrton Michael Viollaz, Lucas Fidel Pertossi y Luciano Pertossi, los ocho imputados bajo la carátula de “homicidio doblemente agravado por su comisión por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”, permanecen en el Complejo Penitenciario de Melchor Romero, donde fueron trasladados en marzo desde el Penal N°6 de Dolores. Los otros dos imputados Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi podríán ser sobreseídos por falta de pruebas.

En caso de que el juez disponga la elevación a juicio a partir del requerimiento de la fiscal, la defensa podrá expresarse en cuanto al formato del juicio, que por disposición del Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires, en referencia a delitos que comprenden una pena mayor a 15 años de prisión o reclusión, y según solicitó la fiscal en el escrito, se llevaría a cabo a través de un jurado, seleccionado por sorteo y conformado por doce personas y seis suplentes.

Los 300 días de los rugbiers en la cárcel

Según fuentes penitenciarias, los ex jugadores del Club Náutico Arsenal de Zárate están adaptados a la vida carcelaria y hasta el momento no tuvieron problemas entre ellos ni con los guardias.

Además otros voceros comentaron que la comida que reciben es la misma que los otros internos y  sus familiares suelen llevarle cigarrillos, yerba, ropa y distintos elementos de higiene.

El fin de semana pasado, después de casi ocho meses sin contacto por la cuarentena, los rugbiers volvieron a recibir visitas, aunque con algunas restricciones para evitar un posible contagio de Covid-19.