El Gobierno escuchará propuestas de gobernadores para «administrar la cuarentena»

«Cada gobernador que venga con una propuesta le vamos a proponer que traiga un protocolo de acción de cómo se va a administrar esa cuarentena abierta, y las autoridades municipales y provinciales serán las que se comprometan a hacer cumplir el protocolo que autorizaran las autoridades de salud nacionales», enfatizó para que no quedaran dudas.

De todos modos, dejó claro que esa decisión será fruto del diálogo que mantenga a partir de hoy el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro, con cada gobernador

«El jefe de Gabinete y el ministro de Interior comenzarán a conversar con cada gobernador que dirá cuál es el pueblo que puede tener cuarentena comunitaria. Nosotros analizaremos con el ministro de Salud y también con los epidemiólogos la viabilidad de esa propuesta, y veremos dónde podemos focalizar la apertura de la cuarentena», explicó Alberto Fernández.

Nuevas actividades exceptuadas

Se sumarán actividades que podrán ser exceptuadas, como parte de una «cuarentena administrada», cumpliendo protocolos debidamente aprobados por las autoridades sanitarias del país.

Entre ellas, el presidente Alberto Fernández mencionó «talleres habilitados para reparar vehículos», dada la necesidad de reparar patrulleros y ambulancias; y «gomerías», tanto para producción como para reparación.

Además, también mencionó la «salida de personas con discapacidades acompañadas de personas de cercanía, dentro de los límites de sus domicilios», entre ellas quienes tienen «autismo», para que tenga «un tiempo de dispersión ante el encierro».

En este marco, habló de un «pacto social» que involucre el «compromiso de todos» de cumplir la cuarentena y los protocolos para evitar la propagación de los contagios y advirtió que en «cuanto veamos que no se cumple, vamos a estar obligados a volver para atrás».

«Quiero que cada paso que demos sea por un pacto social», apostó el jefe de Estado hablándoles directamente a los argentinos que piden la flexibilización de actividades.

Respecto de las Pymes

Fernández confió en que esta semana accederán a los créditos con garantía del Estado

Se resolverán los inconvenientes que sufrieron algunas pequeñas y medianas empresas para obtener créditos de los bancos dentro del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), tras gestionar la garantía del Estado.

«Los bancos van a ir entregando los créditos como corresponde, eso va a quedar resuelto esta semana», estimó Fernández, para quien los inconvenientes que se registraron se debieron a que «muchos fueron sin pedir previamente la garantía del Estado».

En ese sentido, el presidente explicó que «hay una serie de requisitos a cumplir para obtener el crédito, uno de ellos contar con la garantía del Estado, del Fondo de Garantías Recíproca que el Estado tiene».

«Según me dijo Ignacio de Mendiguren, el presidente del BICE, el que más actúa dando esas garantías, el martes o miércoles teníamos casi 100 mil empresas que ya el Estado le había dado la garantía para que vaya al banco a pedir su préstamo».

Por ello, «creo que ya se está activando adecuadamente«, reiteró, al ser consultado por la prensa en la Residencia de Olivos tras anunciar la extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus.

El programa ATP está destinado a empleadores y trabajadores afectados por la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus y prevé la postergación del pago y reducción de hasta un 95% en los aportes patronales; una asignación compensatoria al salario para empresas con hasta 100 trabajadores; y la implementación de Repros (pago parcial de salarios).

Los monotributistas

«Estamos preocupados por algunos sectores de la clase media, estamos viendo cómo ayudarlos, fundamentalmente los monotributistas de las categorías C y D», afirmó Fernández.

La referencia del presidente está hecha sobre aquellos trabajadores independientes que tributan ante la AFIP con ingresos brutos al año de hasta $ 417.478,51 (es decir un promedio de $ 34.700) en el caso de la categoría C, y de hasta $ 626.217,78 ($ 52.100 mensual) para la D.

«Estamos viendo de qué modo poder llegar a ellos, todos los demás seguirán recibiendo el auxilio que han tenido y si hace falta más lo tendrán también», afirmó, en referencia a que las categorías A y B.

Precisamente las dos categorías más bajas del monotributo fueron contempladas en el IFE, por el cual a cada beneficiario se le pagarán en los próximos días $ 10.000, y que incluye también a trabajadores informales, trabajadores de casas particulares y beneficiarios de asignaciones universales.

 

Fuente: Redaccion