Por el momento solo está permitida la actividad individual.

Desde el Consejo Presbiteral de Mendoza, que reúne a los  sacerdotes de la provincia, se dio a conocer una carta abierta dirigida al gobernador Rodolfo Suarez en la que le solicitan que se les “restituya el derecho al culto público, consagrado por la Constitución Nacional, permitiéndonos abrir nuestros templos a las celebraciones públicas y comunitarias en todo el territorio de la Arquidiócesis de Mendoza”.

Pese a que había sido habilitada durante la semana pasada, luego del DNU publicado por Nación, la situación cambió. En ese sentido, ya el mandatario provincial había explicado específicamente ese punto ante el pedido de los fieles. Detalló que la habilitación de la actividad religiosa con reuniones de treinta personas continuará suspendida, como se estaba en la fase anterior al decreto presidencial del pasado viernes y que por el momento no podrán celebrarse misas.

Así los sacerdotes reunidos en el Consejo provincial manifestaron el malestar por la suspensión de las misas al señalar «nuestro desacuerdo con las decisiones tomadas por el gobernador que nos obliga a suspender las celebraciones religiosas públicas y comunitarias, de acuerdo al protocolo que veníamos cumpliendo y que había sido oportunamente aprobado».

«Que se nos restituya el derecho al culto público, consagrado por la Constitución Nacional, permitiéndonos abrir nuestros templos a las celebraciones públicas y comunitarias», manifiestan en pedido de rehabilitar la actividad.