La atención está puesta sobre el Covid-19, pero el Dengue, también es un gran problema en nuestro país.

Según el Boletín Integrado de Vigilancia que publica el Ministerio de Salud de la Nación, las personas contagiadas suman 41.754 en el período comprendido julio 2019 hasta el 9 de mayo de 2020, superando a los registrados en el año 2015-2016 en el mismo período, que hasta el momento era el que contaba con el mayor número de infectados con 41.402.

Si la medición se toma por año calendario, en las primeras 19 semanas de 2020 se registraron 41.349 casos contra los 40.463 registrados en 2016.

El dengue es una infección transmitida por la picadura de las hembras infectadas de mosquitos del género Aedes aegypti. Hasta el momento, se registró la presencia de 3 serotipos: 71 % correspondió a DEN-1, 27% a DEN-4 y 2% DEN-2.

Hasta el momento, la provincia de Jujuy registra la mayor incidencia acumulada del período con 412,3 casos por cada 100 mil habitantes, seguida por Misiones, Tucumán y Salta con tasas de 386,4; 318,1 y 306,7 respectivamente.

Sin embargo, el mayor aporte de casos está concentrado en la Región Centro con más de 16.000 casos de dengue autóctonos registrados hasta el momento, seguido por la Región NOA con más de 14.000.

En cuanto a los fallecidos, hubo 24 personas que murieron y dieron positivo en pruebas para dengue y otras 13 se encuentran en investigación, con sospecha de dengue pero sin pruebas de laboratorio positivas) hasta el 9/05/2020. De los 24 fallecidos que registran pruebas positivas para dengue, 8 eran mujeres y 16 varones, con edades entre 14 y 87 años y una mediana de 48 años. La provincia de Córdoba, con 5 casos, encabeza esta lista, seguida por Buenos Aires, y Santa Fé con 4 muertos cada una, Tucumán con 3, La Rioja y Misiones con 2, y CABA, Chaco, Entre Ríos y Salta, con 1.

El máximo de casos tuvo lugar en las regiones NOA y Centro, cuyos máximos siguen registrando valores altos, aunque en descenso, hasta la actualidad.

La enfermedad no se transmite de persona a persona, ni a través de objetos o de la leche materna.

Los síntomas, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), son fiebre elevada (40 ºC), acompañada por dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, agrandamiento de ganglios linfáticos o sarpullido.

Hasta el momento no existe una vacuna ni un medicamento adecuado para su tratamiento. La única opción para evitar el contagio es la prevención. Entre otras medidas se recomienda colocar mosquiteros en las ventanas y puertas de las viviendas; aplicar repelentes sobre la piel expuesta y sobre la ropa cada 3 horas; llevar mangas largas y pantalones largos si se desarrollan actividades al aire libre y colocar espirales o tabletas repelentes en los domicilios. También es muy importante eliminar los lugares donde se cría el mosquito, ya que todos los recipientes que contienen agua que no esté en movimiento son un ámbito propicio para la reproducción del Aedes aegypti.

 

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación