El volante, que estaba en Metalist, dio detalles de lo sufrido por la invasión de Rusia. Tras la revisión médica, en horas será refuerzo del Rojo.

Después de días de angusta y tensión, alejado de su familia, Gerónimo Poblete disfruta de la calma. Atrás quedó la desesperación vivida en carne propia por estar distante de su esposa e hijitos cuando Rusia inició el ataque a Ucrania (él se encontraba en Turquía haciendo la pretemporada con Metalist). Su señora y los pequeños fueron alojados en un hotel para refugiados y después pudieron escapar y reencontrarse.

“Fue muy difícil cuando se desató todo. Yo encima no estaba en Ucrania, tenía que viajar ese día para allá y no pude ingresar al país. Mi familia estuvo en un subsuelo mucho tiempo hasta poder sacarlos del país y recién al noveno día pudieron salir».

La presencia de Eduardo Domínguez fue clave para su arribo al Rojo: «Es un gran entrenador, muy exigente y me gusta mucuho. Esperamos poder estar a disposición cuanto antes. Estaba en plena temporada en Turquía. Me falta sólo ritmo futbolístico».
Por último, le dejó un mensaje al hincha de Independiente: «Le puedo prometer mucho sacriicio, humildad dentro de la ancha, tratar de hacer lo mejor y defender la camiseta como se merece».
LOS NÚMEROS DE POBLETE
El centrocampista debutó en Colón de Santa Fe el 16 de febrero del 2014 en un duelo ante Argentinos Juniors por el Torneo Final. Luego de jugar 84 partidos, en los cuales anotó dos goles y dio dos asistencias, Gerónimo Poblete abandonó al Sabalero en condición de jugador libre para ponerse la camiseta del FC Metz. Tras esta experiencia en el fútbol francés, el jugador pasó por San Lorenzo, FC Metz, La Serena, Vélez Sarsfield y Metalist.

Fuente: Olé

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí