Subiría un 6% más, ya que en la actualidad el tope tributario es del 35%. Aseguran que el mayor impacto lo sufriría la clase media. Esperan definiciones del presidente.

El gobierno nacional trabaja en un plan de cambios tributarios y en esta lista se incluye aumentar la presión impositiva sobre la clase media, los profesionales y las empresas que intenten invertir. El plan se trabaja en secreto y lo sondean el Ministerio de Economía y AFIP.

Este plan incluiría un aumento en el Impuesto a las Ganancias para las empresas. Se haría de esta manera: eliminar incentivos que tienen las compañías que reinvierten el dinero. También contiene una propuesta polémica: elevar la escala del impuesto para la cuarta categoría. Es decir, para los empleados que abonan este tributo y se convierte un verdadero impuesto al sueldo. La idea de la “dupla” fiscal sería aumentar la escala y que el actual tope del 35% se eleve al 41%.

Especialistas en economía de medios nacionales  advierten que el paquete en elaboración establece una insólita y polémica propuesta: aumentos en los monotributos. Plantean que el plan tiene un alto impacto político. Castiga – en general – a los votantes de Juntos por el Cambio y va a contramano de lo que dijeron los funcionarios en la campaña presidencial: que venían a bajar impuestos, para alentar la inversión y el consumo.

También, advierten,  es lo opuesto a lo que recomiendan los expertos para reanimar la economía. “Se castigaría a sectores medios, ya golpeados con la pandemia y ocho años –Cristina y Macri– de retroceso. Esto incluye a los pequeños emprendimientos”, publicó Clarín.

Sin embargo,  hasta ahora este plan  es una propuesta técnica y tiene que superar los filtros políticos de la Casa Rosada.