El ministro de Educación Nicolán Trotta explicó que las decisiones estarán determinadas por los indicadores sanitarios de cada jurisdicción

Encabezó la 106º Asamblea del Consejo de Educación, con la presencia de funcionarios educativos de las 24 jurisdicciones, en donde se abordó la posibilidad de modificar el calendario escolar, esto es adelantar o no las vacaciones de invierno.

Trotta hizo referencia a la competencia que tiene cada jurisdicción de modificar el calendario escolar y la importancia de articular regionalmente. El funcionario remarcó que en este momento excepcional, “la decisión está determinada por el marco de indicadores sanitarios objetivos”.

“La decisión estará determinada por los indicadores sanitarios de cada una de las jurisdicciones”, informó el ministro de Educación, Nicolás Trotta, tras la reunión con los titulares de las carteras educativas de las 24 jurisdicciones.

En el encuentro realizado este mañana, se planteó una hoja de ruta para la toma de decisiones respecto de la modificación del calendario escolar al presentarse la necesidad de modificar las fechas del receso invernal en aquellos territorios que la segunda ola de Covid-19 ha impactado con mayor crudeza, según informaron desde el ministerio.

Sobre adelantar el receso invernal, el funcionario remarcó que en este momento excepcional “la decisión está determinada por el marco de indicadores sanitarios objetivos”. “La centralidad de reafirmar la mirada que debería tener el sistema educativo como un conjunto, en realidades diversas, en un territorio extenso como el nuestro, y continuar priorizando la presencialidad cuidada y administrada según corresponda a la realidad epidemiológica”, agregó.

En ese sentido, el funcionario nacional remarcó que “cualquier modificación en el calendario escolar tiene que ir de la mano de la evidencia científica que transita cada una de las jurisdicciones, respetando los protocolos estrictos que construimos y sean factibles de aplicación en una realidad epidemiológica de base”. Y consideró que “modificar el calendario escolar tiene un costo educativo, vinculado a la organización, a que estarán finalizando ciertos procesos de aprendizaje y las instancias de evaluación, pero estamos dispuestos como sistema educativo a hacerlo si se considera necesario”.