Se trata de Diego Bustamante.

Hace algunos años, Diego decidió abandonar el Valle de Uco para concretar sus metas deportivas. En una larga lucha y ganando espacios en el deporte adaptado, llegó hasta Los Andes, Chile.

Allí, se convirtió en el  primer director técnico de los equipos de handball y básquet adaptado.  En uno de sus mejores momentos de su carrera profesional, habló del trabajo que realizaba por aquel entonces, “es un deporte de alto rendimiento, yo diría que es un poco más complejo que el handball convencional. El básquetbol también. Las personas con discapacidad física se tienen que esforzar mucho más que una persona sin discapacidad. Entonces para ellos es muy complicado, en el sentido que deben desplazar la silla y desplazar un balón. Eso es lo que lleva a esto a ser un deporte de alto rendimiento”, explicaba en relación al desafío que llevó adelante durante mucho tiempo.

El fallecimiento de Diego Bustamante, estuvo acompañado por muchos mensajes de agradecimiento, “lograste instalar en Los Andes no sólo un nuevo concepto, si no, hacer concreto el sueño de muchos. Con experiencia, con esa garra y fuerza tuya tan característica, ese humor y empeño incansable, que te llevó a fundar dos Clubes de Deporte Adaptado”, agradecían.

Abriéndose camino, el tununayino también se desempeñó en el mundo de las bochas y el Rugby, siempre adaptado. Diego, siempre se destacó por ser ejemplo de lucha y perseverancia.