El Financial Times, una de las publicaciones más influyentes de Estados Unidos y el mundo en materia económica, publicó hoy una columna del Ministro de Economía, Martin Guzmán.

«No estamos pidiendo que pierdan, sino que ganen menos. Se acabó el tiempo de las ilusiones»

En el mensaje a los bonistas acreedores de la deuda argentina, el funcionario resalta que «los argentinos sufrían en una economía marcada por la recesión, el alto desempleo, la inflación desenfrenada y la pobreza dramática, y ahora Covid-19 también ha devastado las exportaciones y los ingresos fiscales. «En estas condiciones, estamos negociando con los acreedores internacionales más de $ 65 mil millones de deuda pública. Resolver la crisis de la deuda en tales circunstancias requiere sentido común, colaboración e ideas frescas en interés tanto de los acreedores internacionales como de Argentina«, aunque resaltó que, pese a todo, la Nación «cumplió con su deuda ocho veces«, señala Guzmán en su columna del FT.

«A los acreedores les conviene evitar los patrones destructivos del pasado de promesas imposibles y crisis repetidas», recomienda el ministro a quienes tienen papeles argentinos, enfatizando que «se acabó el tiempo de las ilusiones. En el nuevo mundo de Covid-19, no podemos seguir gastando el 20% de los ingresos del gobierno o más en pagos de deuda, como algunos acreedores preguntaron efectivamente. Es simplemente imposible«, por lo que les envió un mensaje a los tenedores de bonos: «O reconocen los desafíos históricos y buscan nuevas formas de avanzar, o insisten obstinadamente en términos de reembolso miopes que parecen proporcionar retornos rápidos, pero solo degradan a los países deudores«.

Además, Guzmán reiteró que en esta negociación «está en juego el destino económico de 45 millones de ciudadanos argentinos. Más del 35 por ciento de nuestra población y el 52 por ciento de los niños ya están en la pobreza», es por eso, según describió, que «los escenarios de pago que construimos requieren un espacio de respiración para permitir la recuperación económica y la reconstrucción de nuestras posibilidades de generación de ingresos«.

Guzmán se comprometió a «impulsar el crecimiento económico y comprometernos a administrar las finanzas públicas para generar un equilibrio primario. Por su parte, los inversores internacionales obtendrán una tasa de interés más alta que en su país, y una que también es consistente con las perspectivas de crecimiento de Argentina. Algunos acreedores buscan significativamente más».

«Debo ser explícito y claro: no podemos permitirnos pagar más. Algunos sugirieron que paguemos menos. Pero como señal de nuestro compromiso con nuestro acuerdo, mantenemos nuestra propuesta, a pesar de que ahora requiere un esfuerzo de generación de pagos sustancialmente más fuerte. Ahora es el momento de un acuerdo. Esta reestructuración de la deuda tiene lugar en tiempos dramáticos. El distanciamiento social ha complicado aún más las negociaciones. Pero el origen latino de la palabra sostenible – sustinere – tiene muchos significados, y es a lo que aspira nuestro gobierno. Soportar, soportar y sí, en última instancia, mantenerse erguido«

 

Fuente: Financial Times