25 ciudades en 16 estados impusieron toques de queda. Hasta el momento, fueron incendiados 170 edificios, una comisaria y decenas de vehículos policiales.

«Tenemos el Ejército preparado y dispuesto. Si (las autoridades de Minnesota) quieren llamar al Ejército, podemos tener las tropas sobre el terreno muy rápido«, dijo Trump

En las noches del viernes al sábado y del sábado al domingo, 25 ciudades de Estados Unidos vivieron una masiva oleada de protestas y violencia por el asesinato de George Floyd, un afroamericano de 46 años que había sido denunciado por usar un billete falsificado de 20 dólares en una compra en Minneapolis, a manos del policía Dereck Chauvin.

Los estados de Minnesota, Georgia, Ohio, Colorado, Denver, Kentucky, y Washington, Distrito de Columbia (sede de la Casa Blanca) activaron o solicitaron a la Guardia Nacional que asista a la policía local.

Anoche, en Indianápolis tres personas recibieron disparos y una de ellas murió.

La violencia ha llegado a una situación tal que el gobernador de Minnesota, el demócrata Tim Walz, ha ordenado la puesta en estado de alerta de toda la Guardia Nacional del estado, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. La decisión de movilizar la Guardia Nacional, obedece a que «tiene que ver con ataques a la sociedad civil, la propagación del miedo, y alterar la vida en nuestras grandes ciudades«, dijo.

La movilización de 13.000 efectivos de la Guardia Nacional de Minnesota es el mayor despliegue de fuerza en ese territorio desde las guerras que exterminaron a la mayor parte de la población indígena hace 160 años, cuando el estado ofrecía una recompensa de 200 dólares, una cantidad fabulosa para la época, por cada aborigen muerto.

Walz ha alegado que las dos grandes ciudades del estado, Minneapolis y St. Paul, que en realidad forman una sola zona urbana, «están bajo asalto». A día de hoy, ya hay desplegados 2.500 soldados en las calles de Minneapolis y St. Paul.

En Washington, cientos de personas trataron el viernes por la noche de romper las barreras que protegen la Casa Blanca este sábado, Los Ángeles, Filadelfia y Atlanta anunciaron un toque de queda para intentar detener las violentas protestas. También se implementó un toque de queda nocturno en Louisville, Kentucky.

En Los Ángeles se han registrado medio millar de detenciones entre la noche del viernes y la mañana de este sábado en las protestas. En un mensaje en su cuenta oficial en Twitter, la Policía de Los Ángeles indicó que solo la noche del viernes se realizaron un total de 533 arrestos relacionados con las protestas. Los cargos incluyen robo, saqueo, violación de libertad condicional, agresión a un oficial de policía e intento de asesinato, entre otros.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió este sábado mano dura contra los manifestantes en Mineápolis (Minnesota), a los que tachó de ser de «la izquierda radical», y expresó a las autoridades estatales su disposición de enviar al Ejército para aplacar los disturbios durante las protestas contra la muerte de un hombre negro a manos de la Policía.

La paradoja del caso que originó las protestas en todo Estados Unidos es que, el ex policía Dereck Chauvin y su víctima George Floyd fueron compañeros de trabajo durante el año 2019, en una discoteca llamada El Nuevo Rodeo Club en el sur de Mineápolis; desempeñando tareas de seguridad.

 

Fuentes: CNN/ RT/ AP