En Estados Unidos, empresas como Pfizer, Moderna y Johnson&Johnson, busca darle confianza a la población ante el apuro de la aprobación de una solución ante la pandemia.

Según lo expuso “The Wall Street Journal” Varios de los grandes laboratorios que están trabajando en el desarrollo de diferentes vacunas contra el Covid-19 planean emitir un compromiso público y conjunto de no buscar la aprobación gubernamental hasta que los productos hayan demostrado ser seguros y efectivos.

Por otro lado, el gobierno de Estados Unidos se ha comprometido a entregar 300 millones de dosis para enero de 2021 y ya está preparando la distribución. Por su parte, la Administración de Medicamentos y Alientos (FDA, en inglés) ha dicho que no dará luz verde a una vacuna Covid-19 a menos que se demuestre que es 50% efectiva en comparación con un placebo.

El periódico económico estadounidense accedió a un borrador, en el que aún están trabajando compañías como Pfizer, Johnson & Johnson y Moderna, refiere a un compromiso con que la seguridad y el bienestar de las personas vacunadas será la prioridad de las empresas.

Los fabricantes de vacunas también se comprometerán a adherirse a altos estándares científicos y éticos en la realización de estudios clínicos y en los procesos de fabricación.

“Creemos que este compromiso ayudará a garantizar la confianza del público en las vacunas Covid-19 que podrían ser aprobadas”, manifestaría el borrador de la declaración.

Generalmente, el desarrollo de la vacuna lleva años, sin embargo, en el caso de los ensayos de medicamentos contra el Covid-19, las mismas están progresando a un ritmo acelerado, debido a que las empresas y los países están urgidos en detener la propagación del coronavirus.