El nuevo conflicto se origino con el envío de Irán a Venezuela de cinco buques tanques con gasolina y que presentan un escenario complejo para Estados Unidos.

La Casa Blanca se enfrenta a la disyuntiva de ejercer su poder o relajar las sanciones y darle oxígeno a Nicolás Maduro. Si niega el paso a los tanqueros en el Caribe donde desarrollan una operación antinarcóticos puede considerarse en una acción contra Irán y si no lo hacen puede ser una muestra de debilidad, segun la agencia AP.

Nuestros buques están realizando operaciones de rutina en aguas internacionales donde lo permiten las leyes internacionales y no buscan conflicto«, dijo la Comandante Rebecca Rebarich, vocera de la 5ta Flota, basada en Bahrein. “Sin embargo, nuestros oficiales al mando retienen el derecho a autodefensa si lo consideran necesario”.

La Armada de Estados Unidos advirtió que tomará “medidas defensivas legítimas“ contra los navíos en Medio Oriente que se acerquen a 100 metros de sus buques, ofreciendo directrices específicas tras un reciente encuentro cercano con un barco iraní en el Golfo Pérsico.

Aunque 100 metros pudiera parecer mucho, es muy cercano para grandes navíos que no pueden darse vuelta rápidamente, como los portaaviones.

Los barcos iraníes parecen estar llevando gasolina y productos similares valuados en al menos 45,5 millones de dólares a Venezuela, señala la información difundida por la agencia AP.

Imagen captada desde un avión iraní, en el Golfo Pérsico

En abril, Donald Trump había dado la orden de atacar y destruir cualquier embarcación iraní que se acerque de manera peligrosa a barcos estadounidenses en la zona del Golfo Pérsico. Por su parte, las fuerzas iraníes recibieron la orden de “atacar” a los barcos estadounidenses “si tratan de poner en peligro la seguridad de nuestros navíos”, agregó Reuters.

Las medidas defensivas usualmente han incluido mover el barco en dirección opuesta al navío que se acerca, sonar la sirena, disparar bengalas y finalmente hacer disparos de advertencia para forzar al buque a alejarse. No obstante, detallar una distancia especifica es algo nuevo para la Armada.

La Armada estadounidense tiene años de experiencia con buques iraníes tratando de acercarse, especialmente embarcaciones de la Guardia Revolucionaria. Sus lanchas rápidas artilladas usualmente se cruzan en sus caminos cuando van por el Estrecho de Hormuz, la boca del Golfo Pérsico por la que pasa 20% del petróleo mundial.

Washington y Teherán han intercambiado amenazas en las últimas semanas, tras nuevos episodios de tensión entre naves de ambos países.

El portaviones Abraham Lincoln que vigila a Irán

Por otra parte, Venezuela anunció anoche que brindará protección aérea y naval a cinco petroleros de bandera iraní que están cursando rumbo al país caribeño por temor a que fuerzas estadounidenses bloqueen el paso a fin de hacer cumplir las sanciones impuestas por el gobierno de Donald Trump sobre Teherán y Caracas.

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, anunció que aviones y buques de guerra de su país escoltarán a los cargueros iraníes con ayuda para ese país, ni bien ingresen en las aguas territoriales del país sudamericano, hasta que lleguen a su destino.

Este envío se asemeja a los ya realizados por China y Rusia para ayudar a Caracas a lidiar contra la crisis del coronavirus.

La Marina de los Estados Unidos desplegó varios barcos en el Caribe como parte de una operación antinarcóticos anunciada a principios de este año.

 

Fuente: AP/Reuters/The Journal

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here