Desde anoche se despliegan soldados, oficiales y suboficiales de Infantería del Ejército Argentino, pertenecientes al Regimiento de Cazadores de Monte de Tartagal

Tras los pedidos del gobernador de Salta Gustavo Sáenz, el paso internacional que une la ciudad salteña con Bolivia fue cerrado por orden del Presidente Fernández.

La noticia se atribuye a dos factores: el debilitamiento de los controles fronterizos que sufre el embate de contrabandistas y el arribo masivo de ciudadanos bolivianos que buscan atención médica en la Argentina por el colapso de los hospitales en el país vecino ante la expansión del coronavirus.

El despliegue de tropas tiene por objetivo apoyar logísticamente a la Gendarmería que es la encargada natural del control fronterizo. “Se trata de una operación militar que involucró de forma inmediata al Regimiento de Cazadores de Monte que tiene asiento en la localidad de Tartagal. Ayer, antes de que desapareciera el sol tras los Andes, un helicóptero Bell UH1H trasladaba patrullas de soldados con armamentos desde una finca privada hacia el corazón de la frontera”.

Se confirmó que a última hora de ayer los principales jefes militares encargados del despliegue en las fronteras recibieron la noticia en el Litoral y se preparaban para trasladarse a primera hora de hoy hacia el Noroeste, concretamente hacia Salvador Mazza, donde nace la ruta nacional 34. El despliegue de tropas fue confirmado luego de que el gobierno de Salta insistiera durante semanas con el pedido en la Casa Rosada, ante sucesivas alertas emitidas por las fuerzas de seguridad en el paso internacional.

Ayer, el diario La Nación informó sobre un grave incidente ocurrido en las últimas horas, cuando al menos 30 contrabandistas atacaron en grupo un retén de Gendarmería para quebrar la seguridad y poder ingresar al país con distintos tipos de mercaderías que, en medio de la pandemia, aumentaron súbitamente de valor a medida que las dificultades logísticas para el traslado normal de cargamentos afectó la disponibilidad de stocks de productos en los mercados formales”, destaca la prensa salteña.

«No está previsto que la situación mejore, sino que, por el contrario, nos estamos preparando para que la tensión comience a crecer. Desde el comienzo de la semana registramos los primeros casos de personas que no quieren atenderse en los hospitales bolivianos, colapsados por el coronavirus, y que cruzaron ilegalmente, por ejemplo, para dar a luz. Con respecto a los contrabandistas, intentan llegar a la Argentina porque obtienen grandes ganancias con las ventas en este lado de la frontera», indicó una calificada fuente de la Gendarmería.

Se trata de una zona especialmente conflictiva porque allí operan grupos internacionales dedicados al narcotráfico que cuentan con poderosas logísticas que, en tiempos de pandemia, ponen a disposición del crimen organizado para el movimiento de personas y mercancías de alto valor en los mercados urbanos.

 

Fuente: Salta a Diario